SE VIENE EL MAL

El Sábado 21 de Agosto, desde las 20 horas hasta pasada la medianoche, se llevará a cabo el IV Encuentro Internacional del Movimiento Artístico Latinoamericano, en el Club Atlanta ubicado en Humboldt 390 del barrio de Villa Crespo. La entrada es libre y gratuita y no se suspende por lluvia.

El MAL (Movimiento Artístico  Latinoamericano),  nace de una profunda observación del arte actual y de los artistas  con la simple motivación de estrechar lazos con los pueblos de Latinoamérica y  facilitar el intercambio cultural para reavivar los colores de nuestra la tierra.

El evento está integrado por exposición de pintura, dibujo, fotografía, indumentaria artística objetual, escultura, literatura, danza y música en vivo para toda la familia.

Programa:

21.00: Cantoras Por Si Acaso (cantos indígenas)
21.30: Ana González Vañek y Jorge Guzmán Heras (danza contemporánea)
22.00: Apacheta (banda de sikuris)
22.30: La Enramada (folclore andino)
23:00: Fruto Libre (fusión de américa)
23.30: Santa Galera (música popular)

Para la Recuperación Cultural y Creación de vínculos Libertarios; el Movimiento se compromete en la Defensa de los mismos como deber irrefutable para sus miembros activos a través de este Manifiesto en Latinoamérica y el Mundo.

El M.A.L. convoca: Asociaciones Civiles, Organismos No Gubernamentales; Organismos en general. Entidades, Grupos afines, Generadores de Cultura. Intelectuales, Científicos, Estudiantes, Obreros/as y Artistas, Cooperativas, Trabajadores/as, Constructores/as de Paz, Organismos de Derechos Humanos, Ecologistas, Medios Independientes, Ácratas, Movimientos Sociales. Pueblos Originarios, Hombres y Mujeres de Latinoamérica.

¿Qué es el M.A.L.?

El M.A.L., más allá de lo que la palabra en sí misma encierra y que aquí no se pondrá en discurso por no perderse uno en la madeja de razonamientos en cuánto a qué es mal o qué es bien, pues no hay ni bueno ni malo, sino lo que uno se permite o reprime… El M.A.L., decía, tiene un nuevo significado desde hoy en adelante: el Movimiento Artístico Latinoamericano.
Andrés Bonvin, “creador” del M.A.L. define este movimimento a partir de la práctica del arte, la interacción con artistas y la observación de sus diversas manifestaciones en Latinoamérica, “he decidido crear este movimiento sin fines de lucro -explica- con la simple motivación de estrechar las manos de los hermanos latinos y así facilitar el intercambio no sólo en cuanto al arte, la sabiduría o la cultura sino también para compartir, unos y otros, hijos de una misma tierra que se adorna con diversas pieles, mutuamente nuestra buena intención y hospitalidad y, finalmente, con la pretenciosa intención de reavivar los colores del Arte que, hoy en día, es como el cuadro de un eximio pintor que, corrompido y descascarado por el Tiempo, ya no es sino como un bosquejo del original o, peor aún, podría decirse que es como las ruinas de un antiguo imperio inca o egipcio, magnífico, pulcro e imponente en sus principios; saqueado, tajado y manchado en el ocaso”.
“Pretendo que el MAL funcione para los artistas como el cordón de Ariadna a Teseo, y que, algún día, por las calles de Latinoamérica y, por qué no, del Mundo entero, se hable del bien que hace el MAL a la sociedad, brindando tanto merecido y necesario recreo como lo son la perfecta simpleza de unos versos, la imagen tierna que una lágrima provoca, la nota que arrastra el alma a través del oído, las mil formas del arte, en fin, con que puede el hombre regalarse por unos momentos al solaz de esta actualidad tan rígida y adversa”, señala en un manifiesto Bonvin, a través del cual invita a “todo aquel que quiera formar parte de este pacífico ejército del M.A.L., a comprometerse con el Arte y realzarlo; si usted se considera un artista, es un deber como el de un obrero es levantar una firme casa en breve tiempo, o el de un labrador labrar la tierra con paciencia”.

“Entonces – termina diciendo Bonvin-  si no hay M.A.L. que por bien no venga… ¡Que viva el M.A.L.!”