PUNTO CARAMELO

Habitantes de la villa Rodrigo Bueno, situada en la zona de la Costanera Sur, realizaron hoy una protesta frente a la Legislatura porteña en rechazo al avance del proyecto para construir un centro urbano de lujo, frente al predio en el que viven, sin que en la iniciativa se incluya un plan de urbanización del asentamiento.

Los manifestantes se concentraron cerca de las 14 en Perú al 100 con el propósito de seguir de cerca la sesión ordinaria de los jueves en la Legislatura, la que, finalmente, fue levantada por la falta de quórum de los diputados.

No obstante, una delegación de los habitantes de la villa mantuvo sendos encuentros con diputados de la oposición porteña para conocer en detalle las posibles modificaciones a la ley que promueve el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, para autorizar un nuevo barrio con torres de hasta 160 metros, apodada en estos tiempos como la Dubái porteña, cuyo proyecto de construcción fue presentado por el grupo IRSA, y contaría con la venia de gran parte de los diputados del FpV.

En rigor, el reclamo de los habitantes de la villa, en la cual viven unas 5000 personas, apunta a que en el texto redactado por el Ejecutivo, que seguramente se tratará en la sesión del 29 de noviembre, esté incluido un artículo en el cual se garantice la urbanización del asentamiento.

La iniciativa de la gestión del PRO pide el aval de la Legislatura para rezonificar un predio donde estaba ubicada la ex Ciudad Deportiva Boca -que linda con la villa- para que la empresa IRSA, que es la dueña de las tierras, construya el centro urbano que tendrá embarcadero propio. Para lo cual  IRSA ofreció entregar 15 millones de dólares al Estado porteño para que se hagan las obras de urbanización.

El proyecto está en debate en el Parlamento hace tres años y la demora para su aprobación responde a la resistencia popular que despertó esta iniciativa y el repudio ante la sospecha de un presunto pacto entre el Oficialismo porteño y el Gobierno nacional.

Marino Sosa, delegado de la villa, al salir de la Legislatura, dijo “creemos que si IRSA pone un ladrillo para las torres, entonces también debe poner otro para el barrio Rodrigo Bueno. Tiene que ser equilibrado”.

El delegado comentó que mantuvo una reunión con el legislador del Frente para la Victoria Juan Cabandié, quien le aseguró que el kirchnerismo apoyará  el proyecto únicamente si en el mismo se contemplada la urbanización de la villa Rodrigo Bueno. En síntesis, la construcción de la  Dubái porteña es prácticamente un hecho.