PULSÓNICA. FUERA DE TIEMPO

Pulsónica presentará “Fuera de tiempo”, su tercer disco,  donde afianza su propuesta instrumental orientada a la fusión progresiva, el  miércoles 16 de diciembre en el Teatro del Viejo Mercado  de calle Lavalle 3177. El show contará con una gran puesta de visual basada en proyecciones y efectos especiales.
“La idea es estrenar todos los temas del nuevo disco y tocar otras composiciones de discos anteriores. Para la puesta en escena contamos con nueva imágenes. Habrá una para cada tema, además de efectos especiales”, anticipó Jorge González, baterista y líder del grupo.
Grabado en los Estudios Orion bajo la mirada técnica de Pablo Rabinovich y Matías Berdiales y producido por González, “Fuera de Tiempo” se editó en septiembre de este año y significó un mayor acercamiento de la banda al rock progresivo.
La placa cuenta con 10 cortes en donde, con un predominio de lo percusivo, basado en métricas impares y poliritmias, se combina rítmicas tradicionales afrolatinas con elementos progresivos, en donde se notan influencias de King Crimson y Frank Zappa, entre otros artistas.
“La propuesta de fusión está desde el primer disco pero en este trabajo damos una vuelta de rosca. Hay un leve giro hacia la instrumentación que, en general, tiene predominio percusivo. Esta vez se le dio más importancia a las guitarras”, explicó el líder de la banda.
Se destaca en el listado de canciones el cover de “Owner of a lonely heart”, el hit de 1983 del grupo inglés Yes, publicado en el disco “90.125”, que con los arreglos realizados por Pulsónica remite al sonido con el que el guitarrista Carlos Santana sorprendió al público roquero en el famoso Festival de Woodstock, del año 1969.
Al respecto, González recordó que “surgió de zapadas en los ensayos” y “gustó cómo sonaba”, tanto a los músicos del grupo como al público que sigue a la banda cuando era interpretado en vivo.
“Fuera de tiempo” cuenta además con Pablo Iglesias como músico invitado, quien interpretó aerófonos andinos en el tema “Después de la lluvia”.
En cuanto al nombre elegido para el disco, el baterista expresó que se intentó “apelar al doble sentido que reflejara, por un lado, una música que tiene su base en la década del 70, es decir un poco fuera de moda; y por el otro lado, hacer alusión al uso de métricas impares”.
Pulsónica se formó en 2007 cuando González, quien además toca timbales y xilófono, se unió a Carolina Cohen, en congas y accesorios, y a Marcelo Tubio, en guitarras y programaciones.
Tras la edición de “Movimiento perpetuo”, en 2008, y “Tribaloides”, en 2011, se sumó el bajista Julián Cusmano, en bajo.
El grupo cimentó su fama en el ambiente musical gracias a sus participaciones en importantes festivales internacionales como el Mar del Plata Percusión, La Plata Prog, Perfodrummer y el Festival de Percusión Toque, entre otros.
“Este proyecto pareciera que está condenado al fracaso en Argentina. Fue muy duro porque no tenía público. Éramos muy latinos para los progresivos y muy roqueros para los latinos. Nos ayudaron las invitaciones para tocar en festivales y el hecho de trabajar con imágenes y efectos visuales en vivo. Eso hace que se convierta en una propuesta muy atractiva”, expresó González, quien rescató el trabajo del artista Leandro Patronelli, encargado de las proyecciones que se ven en los shows.
Con todo el camino recorrido, el líder de Pulsónica prácticamente rechazó la posibilidad de intentar sumar líricas a la propuesta instrumental de la banda.
“Si lo hiciéramos, nos quedaríamos a mitad de camino. No sería una cosa ni la otra. Preferimos seguir buceando por el mismo camino”, concluyó.