NEGOCIO PARA POCOS, PROBLEMA PARA MUCHOS

La carrera de TC2000 que se realiza este fin de semana en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y que generó críticas de vastos sectores de la población, está organizado por Auto Sport, una empresa que pertenece al multimedio Clarin.

En este sentido, la legisladora porteña Delia Bisutti denunció que: “El accionista mayoritario de la firma Auto Sports S.A. es el Grupo Clarín y Macri tiene una relación política con ese grupo a través de la cual hace negocios”.

En los propios estados contables del Grupo Clarín -al 31 de marzo de 2011- está exhibida la vinculación del multimedios con la firma Auto Sports. En la página 17 de ese documento se informa que el Grupo Clarín, entre otras actividades comerciales, se ocupa de la “producción y distribución de contenidos, integrado básicamente por las operaciones realizadas por sus sociedades controladas ARTEAR, IESA y Radio Mitre y sus correspondientes subsidiarias” entre las que figuran “Auto Sports y el Grupo Carburando”.

En el pie de la misma página se aclara que “durante el ejercicio finalizado el 3 de diciembre de 2010, la Sociedad Automóviles Deportivos 2000 S.A. cambió su denominación por Auto Sports S.A.”, lo que revela la añeja relación entre ambas firmas. La empresa Autosport, una sociedad anónima que nace de la fusión de Carburando y TC2000, utiliza el mismo esquema operativo que aplica el grupo en ExpoAgro todos los años.

La  legisladora Bisutti recordó también que en 2011 el legislador PRO, Fernando De Andreis “presentó un proyecto para derogar la ordenanza que prohibí la realización de carreras en la Ciudad de Buenos Aires”, después del cual “firmaron un contrato con Auto Sport para que la firma monopolice la organización de todos los eventos deportivos callejeros”.

En esa línea, analizó: “Ocurre algo similar a lo que pasó con el Fútbol para Todos. La única razón por la que Macri critica esa medida del gobierno es porque afectó los intereses económicos del Grupo Clarín con el que él hace negocios”.

Cabe señalar que la emisión televisiva del evento automovilístico disputará precisamente el público -y, por ende, el rating- con la transmisión de los partidos de fútbol argentino que se disputarán el domingo.

La organización del evento fue cuestionada por los daños ambientales que ocasiona y y por el caos de tránsito generado en los últimos días en la Ciudad.

ESPACIO PÚBLCO VIP

La venta de tickets es un revés a la propuesta realizada por el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, quien anunciara que la entrada era gratuita para todo el público. Los precios oscilan entre los $500 y $2500 y pueden obtenerse a través del sitio “Ticketek”.

El anuncio en el sitio de venta on line invita a las personas a disfrutar  la carrera de una forma diferente  “desde la comodidad de las tribunas, con una ubicación increíble sobre la recta”.

INSEGURIDAD

El jueves 28, Centro de Estudios para la Inclusión Social (CEIS), advirtió hoy que el circuito urbano que organizó el gobierno porteño para la carrera de Súper TC 2000 este fin de semana, “presenta importantes fallas en la seguridad de los espectadores, pilotos y trabajadores afectados al evento deportivo”.

César Len, ingeniero civil que integra el CEIS, sostuvo que “no se estarían cumpliendo las condiciones mínimas de seguridad para los espectadores y habitantes de la zona, ya que pudimos constatar que los módulos de hormigón armado para contención, que funcionarían como guarda rails, están simplemente apoyados sobre la calle”.

Precisó que esta situación genera que “aunque los módulos estén unidos entre sí por alambrados, será muy difícil que resistan el choque de un auto a más de 100 kilómetros por hora”.

Len indicó además que “la calle Tagle es demasiado angosta para la velocidad a la que van a doblar por allí los vehículos y allí  también se colocó un guarda rail distinto, formado por chapas, que están apoyadas solamente en bolsas de arena”.

El ingeniero sostuvo que la curva de retome de Figueroa Alcorta desde Tagle, “aparenta ser muy peligrosa por ser de 90 grados”, por lo que “si llegara a haber gente en ese lugar, el peligro aumentaría exponencialmente”.

“Otra cuestión es que en esa misma esquina el pavimento está arreglado en una parte”, dijo Len y añadió: “Eso provocaría un cambio brusco en la adherencia de los neumáticos de los coches al doblar, hecho que se agravaría además en caso de lluvia”.

Fuente: Télam