MUSEO AL AIRE LIBRE

“La Argentina es un fabuloso museo al aire libre”, sostiene Teresa Anchorena, presidenta de la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos, que ayer presentó  su equipo de trabajo y explicó  los planes de la institución para 2016.
El más importante será en noviembre, un fin de semana celebratorio para visitar los monumentos nacionales, de manera libre y gratuita, en itinerarios organizados
Otro de los planes es declarar -y catalogar- las cien mejores esculturas en el espacio público, un ranking que engloba a todo el país, según contó Anchorena en el Predio del Cabildo y sede de la Comisión.
“Falta desarrollar conciencia en la importancia en el cuidado del patrimonio, y los recursos son limitados”, reconoció la funcionaria y agregó: “El patrimonio es nuestra identidad, esa gran variedad somos nosotros”.
La presidente de la Comisión se refirió además a la “gran oportunidad” que implica trabajar en conjunto con el turismo cultural, las alianzas previstas con organismos públicos y privados, y el trabajo con todas las provincias.
Se prevé para este año un relevamiento y la declaratoria de Poblados Históricos de las diversas regiones del país, un total de quince casos -especificó Anchorena-, como Goya en Corrientes y Camarones en Chubut.
Además, se espera en el transcurso del año la llegada desde Francia de un experto internacional en restauración de bronce, en el marco de un acuerdo con la embajada de ese país.
Durante el acto, Anchorena presentó el equipó que la secundará en esta gestión: Alberto Petrina, vicepresidente de la Comisión, y los vocales Laura Weber, Carlos Moreno, Jorge Tartarini (director del Museo del Agua), Gabriel Romero (secretario de Cultura de Corrientes), Fabio Grementieri, Marcelo Magadán, Juan Vacas y Mario Lazarovich, todos ellos arquitectos, y la única arqueóloga, Dolores Elkin, especialista en patrimonio subacuático.
La tarea de este equipo, que sesiona una vez por semana, y se reúne en plenario cada mes, es -en palabras de la propia Anchorena- la de poner en valor monumentos históricos, artísticos, arquitectónicos y arqueológicos de todo el país: ubicar, señalizar esos monumentos y consagrarlos.
“El mar, por ejemplo, es el museo más grande del mundo”, contó  Dolores Elkin, la arqueóloga  especialista en patrimonio subacuático: “desde el Río de la Plata hasta el extremo austral, hay dos mil naves hundidas de valor histórico”, ejemplificó.
Elkin es buzo profesional, investigadora del CONICET y trabaja en el Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano (INAPL). Desde 1995, ha dirigido diversos proyectos vinculados con naufragios históricos en las provincias de Buenos Aires, Chubut,Santa Cruz y Tierra del Fuego.
Para esta arqueóloga y buzo, es hora de que comience a reflejarse a los pueblos originarios en el patrimonio: “Hoy en día no está reflejado y sin duda hay consenso para que eso empiece a cambiar, que no se restringa a lo europeo, porque ese es sólo un aspecto de la historia argentina”.