MUJERES

Un emotivo acto protagonizado por familiares de tres argentinas asesinadas fuera del país -Lola Chomnalez en Uruguay y Marina Menegazzo y María José Coni en Ecuador- se desarrolló ayer por la tarde en el Congreso, desde donde partió una manifestación hacia Plaza de Mayo para conmemorar el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.
Conmovidos por el llanto, los padres y otros familiares de las jóvenes -de 15 años, 21 y 22 años respectivamente- fueron acompañados por los asistentes, en su lucha por el esclarecimiento de los crímenes y contra la impunidad y los femicidios.
Ada Rico, dirigente de la Casa del Encuentro, organización que reporta el índice de femicidios en base a las publicaciones en la prensa, dijo que “el patriarcado y las actitudes violentas de quienes asesinan mujeres no reconocen fronteras”.
Una intervención artística en Entre Ríos y Rivadavia fue desplegada por tres jóvenes con mochilas, bajo el lema “No estamos solas: las mujeres nos tenemos unas a otras”.
Una prima de Marina Menegazzo, Vanesa Lijdenf, dijo: “Nunca pensé estar en este lugar, porque siempre estas cosas le pasaban a los demás”.
Adriana Belmonte, mamá de Lola Chomnalez, asesinada en 2014, informó que “el próximo viernes al mediodía” se reunirá con el embajador argentino en Montevideo, Guillermo Montenegro, “porque la causa está abierta pero nunca más se movió”.
“Voy a pedir que vayan peritos argentinos, igual que con la investigación de las chicas asesinadas en Ecuador -contó-. Cuando fue el asesinato de las turistas francesas en Salta, el gobierno argentino permitió que colaboraran sus familiares” venidos a Argentina, concluyó.

Una intervención callejera tuvo como protagonistas a la directora del Consejo Nacional de Mujeres, Fabiana Tuñez, y a María Elena Naddeo, directora de Niñez, Adolescencia, Genero y Diversidad de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires.
Fue en la esquina de Diagonal Norte y Florida, donde un grupo repartió información al público con temas como igualdad de género y la lucha por el pleno acceso de las mujeres a sus derechos.
“Lanzamos una campaña sobre los Números de la Desigualdad en base a las estadísticas de las Naciones Unidas, para señalar cuánto le falta todavía al género femenino para alcanzar la igualdad”, contó Naddeo.
Entre los datos, figura la “desigualdad salarial”: del total de ingresos que reciben los trabajadores, las mujeres solo perciben entre el 65 y el 70 por ciento.
Además, el 35 por ciento de las mujeres del mundo sufrió violencia física y/o sexual en algún momento de su vida, y mujeres y niñas representan casi el 70 por ciento de las víctimas de trata de personas a nivel mundial.
“De esto se desprende que todavía hay una discriminación fuerte en lo social, salarial, laboral y también en lo cultural, porque las mujeres seguimos siendo consideradas subordinadas, como objetos de placer, o propiedad de esposos”, denunciaron.