IRON MOUNTAIN. “EL INCENDIO FUE UN ASESINATO”

Familiares de las víctimas del incendio de Iron Mountain, en donde murieron diez bomberos, manifestaron  que el hecho “se trató de un asesinato y una canallada” luego que el titular de la Unidad de Información Financiera, José Sbatella, afirmara que tenía la sospecha que el incendio fue intencional y que buscará pruebas para sustentar esa hipótesis
Jorge Campos, bombero desde hace 48 años y padre de Sebastián, una de las víctimas del incendio ocurrido en febrero del año pasado en el depósito que la firma tenía en el barrio porteño de Barracas, afirmó hoy que “siempre supimos que el fuego era intencional, esto es un asesinato y una canallada”.
“Ahora que se dijo oficialmente confirmamos que se trató del asesinato de 10 personas y que estaba preparado”, dijo Campos y agregó: “Vamos a ir contra todos los que tengan alguna responsabilidad”.
“Veremos ahora qué nos aconseja nuestro abogado, pero es muy penoso ver que los intereses económicos priman por sobre la vida de las personas”, apuntó.
Miguel Arce Aggeo, querellante y abogado de los familiares de los bomberos Pedro Barícola y José Luis Méndez, también fallecidos en el incendio de Barracas, enfatizó que “fue lo que dijimos desde un primer momento, siempre supimos que había focos intencionales de fuego”.
“Cuando iniciamos nuestra acción como querella manifestamos que había más de un foco de incendio provocado de manera dolosa, lo que constituye un estrago doloso seguido de 10 muertes culposas que se ocasionaron con el fin de destruir documentación financieramente sensible”, subrayó.
El abogado remarcó que “hubo acuerdo con los clientes de la firma para eliminar documentación que proviene del lavado de activos y ocultar delitos gravísimos”.
“Se está probando que también hay constructoras involucradas y por supuesto el Gobierno de la Ciudad, por lo que a la causa habría que agregarle ahora la figura de ‘asociación ilícita’ e imputar a los directorios de la firma, al Gobierno porteño y de las empresas beneficiadas”,sostuvo.
Sandra Barícola, hermana de Pedro, aseguró por su parte que “aunque sabíamos que había sido intencional, confirmarlo es indignante”.
“Sabemos que fue intencional y que nadie nos va a devolver la vida de mi hermano, sé que (Mauricio) Macri tuvo mucho que ver y que se ocultan muchas cosas, pero más nos indigna saber que murieron 10 personas por lavado de dinero”, dijo.
La mujer refirió que “todos los días nos remarcan este dolor, y mi hermano sólo había ido a trabajar como cualquier jornada”.
“Voy a hacer todo lo que mi hermano hubiera hecho por mí, porque esto nunca debió pasar y quiero que se sepa bien la verdad, qué es lo que se oculta para sacar dinero del país. Cada día que pasa es para nosotros una indignación más, pero estamos fuertes para seguir”, señaló.
Sbatella había dicho el lunes, en declaraciones al diario Tiempo Argentino, que tiene “la sospecha de que hubo una confabulación entre Iron Mountain y los clientes para eliminar pruebas”.
En la misma línea, el titular de la Procuraduría contra la Criminalidad Económica y el Lavado de Activos (Procelac), Carlos Gonella, estimó que “se deberá profundizar la investigación de quiénes fueron los responsables de provocar el incendio y si querían ocultar información”.
“Si la hipótesis es que se destruyeron pruebas, sería un hecho gravísimo por esa acción pero sobretodo porque estamos hablando de una tragedia donde murieron personas y hubo cuantiosos daños materiales”, afirmó Gonella al portal de noticias Infojus.
La semana pasada, el inspector de Trabajo porteño Edgardo Castro había precisado que el gerente operativo de inspección de la administración macrista, Fernando Cohen, “hizo desaparecer las actuaciones sobre Iron Mountain” realizadas en 2008, y que ya daban cuenta de las falencias que tenía el lugar, al que debía revocársele la habilitación.
Castro fue el principal denunciante de las fallas en el control por parte del gobierno de Mauricio Macri a Iron Mountain, cuyo incendio fue declarado intencional por la Policía Federal, tal como lo aseguró la fiscalía.

Fuente: Télam