EL RETRATO DEL INDIO

El fotógrafo Benito Panunzi, comenzó su labor en Buenos Aires en 1868, fundando el estudio Fotografía Artística, en la calle Cuyo 55. Especializado en retratos y fotografías de indios y gauchos tomadas en su propio entorno, sus imágenes se vendían por entregas bajo el título de Album Panunzi. También se desempeñó como arquitecto, ingeniero, dibujante y docente de la Sociedad Estímulo de Bellas Artes Consta en el  censo nacional de 1869 que Benito Panunzi, fotógrafo instalado en Cuyo 56 de la ciudad de Buenos Aires, tenía entonces 59 años y era soltero. Había nacido en Amelia, Umbría, y llegó a la Argentina alrededor del año 1861. Tuvo su primer estudio fotográfico en 25 de Mayo N°. 25, llamado La Fotografía de Mayo, y hacia 1865 se trasladó a Cuyo 57 o 55, donde puso la Fotografía Artística.

 Ni bien instalado, Panunzi comenzó a tomar fotografías de Buenos Aires y la campaña circundante. Con estas imágenes hizo álbumes y carpetas a partir de 1865. Sus fotos de Buenos Aires son las primeras conocidas después de las vistas al daguerrotipo de Charles de Forest Fredricks y otros autores que se encuentran en el Museo Histórico Nacional. Asimismo, Panunzi fue el primer fotógrafo que se propuso realizar una documentación amplia y sistemática de la ciudad. Sus fotos de las plazas 25 de Mayo y de la Victoria, con sus edificios y monumentos históricos, o las de la zona ribereña, los muelles y la aduana, revelan un claro propósito de relevamiento analítico. Sus tomas también registran los cambios que se producían en el paisaje urbano, de modo que en los álbumes – donde hay fotos tomadas entre 1861 y 1867, aproximadamente – conviven la imagen del Paseo de Julio casi idéntico al Paseo de la Alameda de la época de Rosas, con la de la nueva avenida modificada por la estación del Ferrocarril del Retiro.

 En 1864 y 1866 el cacique tehuelche Casimiro Biguá visitó Buenos Aires. En alguna de estas ocasiones Panunzi le hizo dos fotografías. Una es un célebre retrato en primer plano que no se expone en la muestra. La otra, que sí tenemos, fue tomada probablemente en los cuarteles del Retiro y lo muestra junto a su hijo San Slick y a otro cacique importante, Orkeke. Estas imágenes y otras, como la del cacique Coliqueo y su familia tomada – según nos dice Vicente Gesualdo- en la zona de Los Toldos, son también los primeros registros fotográficos que tenemos de los antiguos habitantes de nuestro territorio, y probablemente los únicos que les hicieron cuando aún eran dueños de sus vidas y destinos.