EL CLUB DE LOS 120 AÑOS

El 14 de diciembre de 1990, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 1° de octubre como el Día Internacional de las de las Personas Adultas Mayores, por este motivo, ayer lunes, se lanzó en el ámbito de la Legislatura porteña, “El Club de los 120 años”, un espacio dedicado a pensar e impulsar proyectos de ley para que la Ciudad sea “más vivible y disfrutable a partir de los 70 años”.
En el acto, que se realizó en el Salón Dorado del palacio legislativo, fueron homenajeadas distintas personalidades del deporte, la cultura y el activismo social, que superan las siete décadas. Y también, cinco mujeres que rondan los 100 años recibieron los certificados de membresía de este simbólico club inspirado en su homónimo cubano, que funciona desde 2003.
“Estamos armando una cantidad de proyectos de Ley para pensar cómo vivir y disfrutar la ciudad a partir de los 70 años. Dado que se extendió la vida, pretendemos que también mejore la calidad de la vida para estas personas en la ciudad de Buenos Aires”, explicó la legisladora porteña por Nuevo Encuentro, Gabriela Cerruti a cargo de la actividad. Quien aseguró que los mayores de 70 representan el 30% de la población, pese a lo cual “no hay una Ciudad pensada para ellos, por lo que hace falta articular una red que nos permita mejorar la calidad de vida”.
“Una de las primeras cosas que vemos en las estadísticas, es que la mayor cantidad de los mayores de 100 años viven en Recoleta, Palermo y Belgrano, mientras que la diferencia con el sur es de 7 a 1. Es decir que por siete centenarios de Recoleta, hay 1 en Soldati”, señaló Cerruti. “En este sentido -continuó diciendo-, la primera cosa que hay hacer es articular la posibilidad de disfrutar de la vida en toda la Ciudad”.
Según datos estadísticos, de los 3.500 adultos centenarios que hay en Argentina, 500 viven en la Ciudad de Buenos Aires. Una de ellas es Elena Sudaire, nueva integrante del Club de los 120 Años. Sudaire, de 98 años tiene 5 nietos, 6 bisnietos y dos hijos “que se me adelantaron en el camino al cielo”, comenta.
Entre los mayores homenajeados estuvo Alfonso Grispino, de 80, recordado por su paso por “Todo por Dos Pesos”, donde encarnó el personaje de Flavio Pedemonti, además de su papel en una publicidad en la que declamaba “¡Porque lo que importa es la cerveza!”. Ahora es el “Bartolo” del programa radial “Bien Levantado” que diariamente conduce Beto Casella por Pop Radio. “Yo nunca estudié nada, pero trabajé 44 años como obrero metalúrgico y me jubilé con la mínima. Ahora, hace varios años que trabajo de extra”, relata y agrega: “nunca fumé y cuando tomé vino o cerveza, lo hice moderadamente. Deportes no hice, pero jugaba al tenis de mesa. Y ahora estoy muy contento de estar con Casella”.
Otro de los homenajeados fue Agustín “Tinti” Fernández, quien con 88 años es el alma de la murga “Los mocosos de Liniers”. Ataviado con su traje de murguero, Tinti comenzó a bailar murga recién a los 62 años, cuando una de sus nietas tenía 4 años y comenzó a ir a la murga, “Lo más revelador de él es que se reinventó a sí mismo a los 62 años”, dice su hijo Oscar.
El cierre del evento estuvo a cargo de una pareja de bailarines adultos mayores, que hicieron una exhibición de tango.