DÍA DEL BARRIO DE BARRACAS

Barracas es uno de los barrios más tradicionales de la ciudad de Buenos Aires. Limita con los barrios de Nueva Pompeya al oeste, Parque Patricios al noroeste, Constitución al norte, San Telmo al noreste y Boca al este, y con las localidades de Avellaneda y Piñeyro al sur. Su cercanía a Puerto Madero y San Telmo, sus vías rápidas de comunicación hacia todos los puntos cardinales y su amplia red de transportes han convertido a Barracas en una de las zonas de mayor desarrollo.

En el siglo XVIII comenzaron a instalarse en el margen del Riachuelo las barracas, que eran construcciones bastante rudimentarias que se utilizaban para almacenar cuero y carnes saladas, y que funcionaron también como almacenes de esclavos. El 24 de marzo de 1791 se inauguró un puente que le otorgaba al barrio un valor estratégico muy importante y que sirvió tanto para las invasiones inglesas como para el sitio de Buenos Aires de 1852. El puente estaba construido de madera y el precio para cruzarlo era el siguiente: Carreta cargada- 2 reales, 4 bestias cargadas – 1/2 real, 8 bestias cargadas – 1/2 real, coche, calesa o carretón: 1 real.

En 1858 la cabecera del puente se hundió por inundaciones. Este viejo puente de madera fue reemplazado por otro de hierro, que fue inaugurado en 1871; este también lo arrasó una crecida en 1884 y fue reemplazado por otro de madera y en 1899 se comenzó a levantar el metálico levadizo para el pasaje de barcos inaugurándose en 1903. Este puente duró hasta 1931, cuando se inauguró el puente que se puede ver en la actualidad.

Desde la época de Juan Manuel de Rosas hasta fines del siglo XIX el barrio era el lugar de residencia de las familias más acaudaladas de la ciudad. El Palacio Díaz Vélez, que fuera propiedad del estanciero don Eustoquio Díaz Vélez (h), ubicado en la actual Avenida Montes de Oca N° 110, es el más importante ejemplo de estas mansiones y sus importantes parques, aún en pie. Los Balcarce, Montes de Oca y Álzaga también fueron vecinos de la aristocracia barrial. Durante esta época la zona cobró mucha importancia y en el barrio se realizaron para 1833 corridas de toros en homenaje al gobernador Rosas. La avenida Santa Lucía (luego llamada Calle Larga y actualmente llamada Av. Montes de Oca) era el nexo principal entre el centro y el Riachuelo, y en ella estaban instaladas famosas pulperías como la de Santa Lucía y La Paloma.

La epidemia de fiebre amarilla que se desató a finales del siglo XIX en diferentes zonas del sur de la ciudad, causó que las familias con mayor poder adquisitivo se mudaran a las zonas ubicadas en el norte de Buenos Aires, convirtiéndose el barrio a principios del siglo XX en un barrio de la clase trabajadora, con una gran composición de inmigrantes españoles (Gallegos y cántabros) , italianos (genoveses) y judíos sefardíes. Un número de familias acomodadas de la Argentina mantiene las propiedades de Barracas, durante gran parte del siglo XX, como el mantenimiento de las unidades de alquiler, de calidad variable. Modestos cafés se abrieron, atrayendo a personas con un estatus financiero inferior. Las fábricas dominaban la economía de la zona hasta alrededor de 1980, siendo una fuente importante de empleo en el barrio.

 Las fábricas de Barracas, comenzaron a cerrarse después, y menos servicios de trenes fueron operados a través del área. La construcción de autopistas durante la década de 1980 obligó a la demolición de más de veinte edificios residenciales y dos parques públicos en Barracas. El municipio preparó el escenario para el director activista Pino Solanas y su película de 1987 Sur. Una crónica de la vida de un grupo de amigos y compañeros de trabajo durante la última dictadura de Argentina, Sur era una oda a Barracas ya que era un relato de los estragos del trabajo de muchos argentinos de clase trabajadora vivida durante esa época. En este barrio en 1911 y a instancias del Perito Pascasio Moreno se crea la 3er Compañía de Barracas (en la actualidad 3er Compañía Scout Coronel Pringles) siendo hoy el 2do Grupo Scout mas antiguo de la República Argentina y el más antiguo de la Capital Federal.

Barracas es un barrio contrastante en donde la clase media alta vive con parámetros desarrollados mientras que la clase baja vive con unos niveles de vida tercermundistas.

Dos realidades muy diferentes convergen en el barrio porteño de Barracas, de un lado se puede ver una clase media y media alta desde la calle General Hornos hasta la Av. Regimiento de Patricios con sus espléndidos edificios y hermosas casas, a su alrededor, del otro lado de la autopista 9 de julio y a la vera del Riachuelo se evidencia una realidad muy diferente, donde en muchos sectores se vive en condiciones precarias.