DEFENDER LA MILONGA

Vecinos que concurren a una milonga que funciona en la Plaza Dorrego, en el barrio de San Telmo, presetnaron  un amparo judicial para que se respete la actividad cuyo espacio se “puso en riesgo por las obras de refacción que el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires realiza en el lugar”, informaron fuentes judiciales.
“Esta milonga es patrimonio cultural intangible de la Ciudad de Buenos Aires y por ende de interés público. Acompañamos este amparo colectivo para definir si las obras afectan el espacio de la actividad y pone en riesgo su continuidad”, dijo el fiscal porteño Ramiro Joaquín Dos Santos Freire.
El amparo colectivo fue encabezado por Jacinto Pedro Benavente, vecino de San Telmo y reconocido bailarín, quien coordina la actividad en el espacio conocido como “Milonga de la Placita del Pañuelo Blanco”.
“Decidimos acompañar este amparo porque el espacio es libre, gratuito, y permite el funcionamiento de una actividad cultural valorada hasta por el propio gobierno, ya que la milonga fue usada para la publicidad institucional del emblemático barrio porteño”, informó Dos Santos Freire que actúa como patrocinante de Benavente, en la causa contra el Gobierno porteño.
Tras el amparo, la jueza Paola Cabezas Cescato, en calidad de subrogante del Juzgado N° 9 en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad de Buenos Aires, ordenó “difundir el proceso colectivo en trámite, en el cual se reclama la protección del patrimonio histórico y cultural de la Ciudad, a fin de que se resguarde el espacio en el que se desarrolla semanalmente la milonga”.
Según Dos Santos Freire, “el amparo no busca detener la reforma de la Plaza Dorrego sino evitar que las obras de refacción afecten una actividad cultural de valor patrimonial como es la Milonga de la Placita del Pañuelo Blanco, en alusión a las Madres de Plaza de Mayo”.
“Las obras comenzaron el año pasado. Según los vecinos -y amantes del tango- que sostuvieron el espacio tantos años éstas podrían afectar la actividad e incluso interrumpirla”, explicó Dos santos Freire.
El funcionario judicial del Ministerio de la Defensa precisó que “la ubicación de los faroles y el tipo de piso que se construye en el lugar no tiene en cuenta los requerimientos para la actividad”.
Conocida también como Milonga del Indio, la actividad cuenta con un espectáculo gratuito con exhibiciones tradicionales de tango en un sector al aire libre que se conoce como “Patio de Tango” de la tradicional Feria de San Pedro Telmo.
A continuación, la milonga invita a turistas, vecinos y amantes del tango a bailar, perfeccionar su estilo, y disfrutan de la música.
Los domingos, de 10 a 17, los turistas que visitan la plaza pueden participar de un cuadro de folclore, y de un relato que cuenta la historia del tango a través de la danza, que termina con una invitación a bailar.
Esta milonga -que nació hace 25 años- recibe entre 500 y 1.000 turistas por domingo, y entre 300 y 500 “milongueros”, según la época del año.
El espacio de la milonga tiene aproximadamente 20 metros cuadrados en los que se colocan unas placas para alisarlo, después de las 19, cuando concluye la feria de artesanos y anticuarios.
La acción busca que la Justicia ordene al gobierno de la Ciudad de Buenos Aires adecuar la obra pública de “puesta en valor” respecto de la Plaza Dorrego.
Los interesados en sumarse al proceso deberán presentarse ante el Juzgado N° 9 en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad, en Avenida Roque Sáenz Peña 636, planta baja.