BEARA A JUICIO ORAL

Tras concluir que fue habilitado mediante sobornos, El fiscal Andrés Madrea, solicitó que la causa por el derrumbe del entrepiso del boliche Beara, en el barrio de Palermo, que causó la muerte de dos jóvenes y por el que fueron procesados cuatro ex funcionarios del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, sea elevada a juicio oral y público.
El hecho ocurrió el 20 de setiembre del 2010, cuando se derrumbó el entrepiso del inmueble situado en Scalabrini Ortíz 1.638, y causó la muerte de Ariana Beatriz Lizarraga, de 21 años, y Paula Leticia Provedo, de 20.
En la causa están procesados los ex funcionarios porteños Martín Farrell, (jefe de Habilitaciones cuando se produjo el hecho), Pablo Saikauskas e Isaac Rasdolsky, jerárquicos del área y Vanesa Berkowski, ex directora de Fiscalización y Control.
También están procesados los empresarios Juan Carlos María Yun, Roberto Martín Kattan Coria, Agustín Dobrila, Rolando Fliess e Ivan Andrés Fliess, socios en “El viejo sabio”, persona jurídica que explotaba el local nocturno.
En su dictamen ante la juez de instrucción Alicia Iermini, Madrea concluyó que durante el trámite del sumario quedó probada “la habilitación (de Beara) mediante sobornos” y la irregular construcción del entrepiso que se derrumbó.
Según el fiscal, también fue establecida la responsabilidad de los socios, cuyas conductas, junto con la de los ex funcionarios “han contribuido individualmente a la sumatoria de factores de riesgo que fueron causa y/o coadyuvaron al colapso de la plataforma que se derrumbó y causó muertos y lesionados”.
Madrea se encargó de aclarar que el voluminoso requerimiento de elevación a juicio enviado a la jueza de instrucción Alicia Iermini que “no se trata de papeles, de simples mandatos judiciales y aplicación de normas”.
El fiscal calificó de “absurda” la muerte de Lizarraga y Provedo, remarcó el riesgo que corrieron aquella noche otros jóvenes y cerró su dictamen citando a Jorge Bergoglio cuando, antes de ser consagrado como Papa Francisco, en una misa en Buenos Aires reclamó “justicia” para las víctimas del incendio de la discoteca República Cromañon.