AGENDA PARA LAS VACACIONES

Los museos y espacios culturales de la ciudad de Buenos Aires ofrecen una agitada programación para las vacaciones de invierno, con talleres de arte, literatura y cine, visitas participativas, actividades lúdicas y exposiciones imperdibles para toda la familia, como la de Yoko Ono en el Malba o la de los muralistas mexicanos en el Bellas Artes.
La oferta puede abrumar o perder a cualquiera que intente armar una agenda para llevar a los chicos, por caso el Centro Cultural Kirchner anuncia más de 300 actividades, la Feria del Libro Infantil y Juvenil se desarrolla en dos sedes, el Ministerio de Cultura programa una agenda itinerante que incluye carpas al aire libre y desde la Ciudad prometen 500 propuestas. Elegir es difícil. Por eso, aquí una brújula con lo más destacado.
Una de los tesoros mejor guardados, no por su misterio sino por su valor, lo alberga el Museo Nacional Bellas Artes que exhibe la muestra de los muralistas “Orozco, Rivera, Siqueiros”, un recorrido imperdible para chicos y grandes. De hecho, inspirado en esa exposición, el edificio de avenida Del Libertador 1473 dedica con entrada gratuita talleres de arte, gastronomía y cultura mexicana.
En las escalinatas del museo, todos los días convocan a los chicos a crear colectivamente un mural 3D, en sintonía con la muestra de los grandes muralistas. También hay talleres para producir esqueletos móviles (el 21 a las 14.30 y el 30 a las 15.30); crear juegos típicos de la cultura precolombina (lunes a las 14.30), y hasta un espacio gastronómico para aprender a cocinar calaveritas dulces (lunes a las 14).
De la cosmovisión mexicana a la japonesa, a pocas cuadras, el Palais de Glace (Posadas 1725) realiza un taller de juegos milenarios (origami, por ejemplo) y otro de caligrafía, gratis y sin inscripción previa aunque con cupos limitados los martes y jueves a las 15, mientras que, también en la zona, el Museo de Arte Decorativo (avenida del Libertador 1902) y el Evita (Lafinur 2988) acercan talleres itinerantes que se pueden consultar diariamente en la web www.cultura.gob.ar
En el espacio Memoria y Derechos Humanos (avenida del Libertador 8151), el Museo Malvinas Argentinas -los días 17, 23 y 28- propone un encuentro para dibujar mapas y pensar los trazados del mundo; y los 22 y 24 acerca “El ojo explorador” para crear un diario de viaje sobre la fauna de las islas. A la vuelta, el Centro Cultural Haroldo Conti, garantiza los miércoles, jueves y fines de semana una actividad por tarde, como narraciones, cine y teatro.
Visita obligada es la muestra participativa de Yoko Ono en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Figueroa Alcorta 3415) con recorridos y talleres arancelados -para distintas edades- que retoman el espíritu de la exposición, como la actividad interdisciplinaria para los más chiquitos “El espacio entre las cosas”, con narraciones, teatro y dibujos los miércoles y viernes a las 13.30.
Pero no sólo los más pequeños, los adolescentes también tienen opciones en el menú del Malba para estas vacaciones invernales: desde cine animé hasta un taller grupal para experimentar esas sutiles percepciones cotidianas (jueves a las 17), inspirado en el libro “Pomelo” de la viuda de John Lennon, y otro que invita a desarmar las palabras de todos los días para abordarlas desde otros sentidos (viernes a las 17).
Por el barrio palermitano, aunque para más chiquitos -de 3 a 12 años- el Museo Eduardo Sívori (avenida Infanta Isabel 555), despliega gratis frente al Rosedal de Palermo un repertorio de talleres de arte, como el de modelado en arcilla, dibujo, serigrafía y arte textil; mientras que el Planetario también recibe el receso invernal con funciones cada hora a 60 pesos.
En el sur porteño, el Museo de Arte Moderno (San Juan 350) tampoco pierde de vista a los adolescentes. Con entrada gratuita e inscripción previa, invita a un paseo visual para explorar el mundo del artista Edgardo Antonio Vigo, los miércoles a las 17, y un taller colectivo para escribir a partir de las obras de la colección del museo, los viernes a las 17.
En la misma cuadra, el Museo de Arte Contemporáneo (Macba), ubicado en San Juan 328, ofrece un taller arancelado de escenografía los días 16, 21 y 30 a las 16; mientras que el Museo de la Historia del Traje (Chile 832) invita a confeccionar ropa y accesorios los 19, 21, 26 y 28 a las 15.30; y en Puerto Madero, el Faena (Aimé Painé 1169) inaugura el 20 una instalación participativa del estadounidense Typoe realizada con enormes bloques de madera que invitan a jugar.
También cerca de la Costanera Sur, en su sede del viejo Hotel de Inmigrantes, el Muntref (avenida Antártida Argentina 1355, entre Dirección Nacional de Migraciones y Buquebus) propone miércoles y viernes a las 11.30 y 15.30 un taller para crear máscaras con material reciclable; en tanto que los miércoles ofrece con cupo limitado otro espacio para construir caleidoscopios.
La Usina del Arte (Agustín Caffarena 1, esquina Pedro de Mendoza) realiza un centenar de propuestas hasta el 31 de julio, de 11 a 18, e invita a un recorrido interactivo por la historia de Ana Frank; en tanto que a pocas cuadras, Fundación Proa (Pedro de Mendoza 1929) promete todos los días -excepto los lunes- cine gratis por partida doble, a las 15 y a las 17.
Asimismo, en sus diferentes espacios nacionales y con dos carpas al aire libre en Parque Lezama y Plaza Rubén Darío, el Ministerio de Cultura desarrolla talleres itinerantes, ciclos de cine, conciertos, juegos y visitas con recorridos especiales en sus espacios nacionales, con talleres que van desde juegos ópticos, construcción de juguetes e instrumentos musicales, hasta producción de grabados, superhéroes y murales colectivos.
A 200 años de la Declaración de la Independencia, una buena opción es un recorrido histórico por la ciudad donde no pueden faltar paradas claves como la del Cabildo, que ofrece un taller -del 19 al 31 de 14 a 17- sobre técnicas antiquísimas de impresión y grabados para chicos de 4 años en adelante, o el Museo Histórico Nacional (Defensa 1600) que invita a buscar tesoros escondidos y construir héroes teniendo en cuenta los próceres locales.
Para los amantes de las curiosidades eruditas, con motivo del bicentenario la Biblioteca Nacional (Agüero 2502) exhibe una muestra hemerobibliográfica acompañada por pantallas lúdicas, audio y música de época; mientras que en avenida del Libertador 405, al lado de la estación Retiro, una linda visita es la del Museo Ferroviario, que invita a reencontrarse con ese transporte clave de la historia argentina.
Para los que tienen ganas de conocer las culturas precolombinas y las comunidades indígenas de la actualidad, el Museo Etnográfico (Moreno 350) desarrolla todos los días, excepto los lunes que cierra sus puertas, talleres y actividades a un costo de 10 pesos, como el de creación de máscaras, el 23 a las 15.30 para chicos de 7 a 12 años, así como breves visitas guiadas para conocer los secretos de los objetos arqueológicos.
La Fundación Telefónica (Arenales 1540), con entrada gratuita e inscripción previa, suma al receso invernal talleres innovadores para los fanáticos de la tecnología y la ciencia: desde un laboratorio de sonidos y energía hasta collage digital. En zona, la Casa del Bicentenario (Riobamba 985) recibe a familias, de martes a domingo, con instalaciones partipativas, creaciones grupales, música, movimiento, cine y teatro.
La cultura digital llegará también al Centro Cultural San Martín (Sarmiento 1551) con talleres gratuitos para chicos entre 8 y 12 años, como los de robótica (todos los días desde el mediodía hasta la tarde), y espacios de exploración entre el arte, la ciencia y la tecnología que proponen, entre otras divertidas actividades, construir tus propias máquinas y darle vida con motores.
Dos imperdibles de la programación de invierno del San Martín, son el taller de polímeros -para descubrir y comprender las moléculas- y el de ADN, en el que los chicos experimentarán en su cuerpo el funcionamiento de la carga de sus instrucciones genéticas, los sábados a las 14 y a las 16, respectivamente.
Una opción sin horarios es el Centro Cultural Kirchner (CCK), pues durante julio ofrece una programación con más de 300 actividades. Para los chicos, dos visitas imperdibles en el viejo edificio de correos, en Sarmiento 151, son el Espacio para la Infancia (con encuentros especiales domingos y sábados) y la Feria del Libro Infantil y Juvenil que para esta edición -desdoblada también en Tecnópolis- promete libros, narradores, titiriteros, talleres y un Festival de Historieta.