AGENDA CULTURAL

General San Martín: Dos días para presentar proyectos

La Dirección General de El Cultural San Martín extendió hasta el 15 de marzo la convocatoria para recibir proyectos destinados a sus distintos ciclos y espacios expositivos, que serán exhibidos a lo largo de este año.
La convocatoria que realiza este centro cultural porteño está dirigida a artistas visuales que utilicen cualquier tipo de lenguaje artístico: instalación, fotografía, pintura, video arte, dibujo, escultura, performance o cualquier técnica que mezcle estos u otros lenguajes entre sí.
Los proyectos serán recibidos hasta el 15 de marzo y entre el 16 y el 22 de marzo de este año se realizará la selección de los proyectos, mientras que el 23 de marzo se informará por mail a los participantes que hayan sido seleccionados.
Las presentaciones deberán enviarse en un único archivo PDF a la siguiente dirección de correo electrónico: [email protected]
Para ver bases y condiciones y descargar los planos y fotos de los espacios, los interesados podrán ingresar al siguiente link:goo.gl/9YCrRe.

Pensar en abstracto

La muestra “Pensar en abstracto”, compuesta por 50 obras que proponen reflexionar sobre el arte y su contexto desde una mirada abierta y alejada de solemnidades, abrió hoy la temporada 2017 del Museo de Arte Contemporáneo de Buenos Aires (Macba), la primera actividad que se realiza bajo la nueva dirección del museo, a cargo Jimena Ferreiro.
Pinturas, fotografí­as, instalaciones, obras cinéticas y lumí­nicas, esculturas, videos y site-specifics dispuestos por toda la superficie del museo -desde la fachada vidriada a los interiores de concreto- dialogan bajo la curaduría de Rodrigo Alonso en torno al valor de la geometrí­a como herramienta de investigación, de análisis e incluso acción social.
Con la idea de desempolvar la colección del Macba -guarecida desde hace tres años de la mirada del público en los depósitos del museo-, Alonso recuperó de entre 200 obras el medio centenar de piezas que hasta el 20 de julio se exhiben en avenida San Juan 328, pleno barrio de San Telmo.
El museo abre de lunes a viernes de 11 a 19 y los sábados y domingos de 11 a 19.30; el ingreso está permitido hasta 30 minutos antes del cierre; y el valor de la entrada es de 60 pesos para adultos; 40 pesos para docentes, estudiantes, jubilados y niños de cinco a 12 años con acreditación; y gratuita para menores cinco años y discapacitados.
Los días miércoles las visitas al museo son más económicas, la entrada general para adultos es de 40 pesos y para el resto gratis.

Objeto móvil recomendado a las familias

Un clima onírico con un diseño de montaje particular enmarcan la exposición “Objeto móvil recomendado a las familias” que se puede visitar hasta el 29 de abril en el Espacio de Arte de la Fundación Osde, una propuesta curada por Santiago Villanueva que reúne más de 60 obras de artistas argentinos de variadas generaciones que coquetean con el surrealismo aunque no necesariamente se enmarquen en esa corriente artística.
Esta muestra propone una lectura de ese fracaso, mostrar los deslices o desfasajes de artistas de diferentes generaciones que no han adherido a este tipo de estética”, cuenta Santiago Villanueva, curador de la exposición.
Un pequeño acrílico sobre tela de la artista Fernanda Laguna, “Paisaje surrealista”, de 1994, que emula exactamente el paisaje de una famosa pintura de Salvador Dalí -uno de los máximos representantes del surrealismo- recibe al espectador en el ingreso de la muestra, y en esa suerte de juego de autorías, ese gesto lúdico, marca la pauta de que, una vez dentro, nada es lo que parece.
El surrealismo, como movimiento que indaga en las profundidades del subconsciente, se inició en el mundo a mediados de la década del 20, con la aparición del “Manifiesto surrealista” de André Breton, en París. Y en 1939, el Grupo Orión, integrado por poetas y pintores, organizó por primera vez en Buenos Aires una exposición de pinturas vinculadas al movimiento surrealista que, aunque tuvo escasa repercusión en los medios, dejó su influencia en las generaciones siguientes. Este colectivo de artistas estaba conducido por Ernesto Rodríguez e integrado por Luis Barragán, Bruno Venier, Alberto Altaleff, Antonio Micheli, Ideal Sanchez, Orlando Pierri, Vicente Forte y Juan Fuentes.
Pero no todo es lineal, dice el curador y explica que la muestra se caracteriza por una combinación de estilos, todos influenciados por la impronta surrealista, sin llegar a serlo. La muestra se podrá visitar hasta el 29 de abril en el Espacio de Arte de la Fundación OSDE de calle Suipacha 658, con entrada gratuita.

Patrimonio fotográfico

Cruzada por la fuerza de lo testimonial y la sugerencia de lo artístico, la muestra “Patrimonio Fotográfico” reúne 52 obras de reconocidos fotógrafos argentinos de la talla de Adriana Lestido, Marcos López y Nicola Constantino, que el Palais de Glace atesora y que podrán verse desde este viernes en el barrio porteño de Recoleta.
Las fotografías, que reconocen diversas estéticas, fueron adquiridas entre 1975 y 2016 a través del concurso Salón Nacional de Artes Visuales, e integran el patrimonio del Palais de Glace y del Ministerio de Cultura de la Nación.
La muestra está integrada por imágenes convertidas en ícono: como la lograda por Helen Zout del rostro de Jorge Julio López, desaparecido en septiembre de 2006 luego de declarar contra el ex comisario de la policía bonaerense Miguel Etchecolatz, condenado a perpetua por delitos de lesa humanidad durante la última dictadura militar.
O la impactante imagen tomada por Rafael Calviño del teniente Maguire, quien lo amenaza a punta de pistola, el 17 de abril de 1987 cuando estalló una sublevación militar carapintada que intentaba una amnistía para los represores que aún quedaban procesados o condenados, luego del establecimiento del juicio a las juntas militares.
En este sentido, la muestra contiene fotografías que mantienen “cierto carácter documental, que en ocasiones deja entrever signos de su época”, según explica el director del Palais de Glace, Oscar Smoje, y agrega “La exposición funciona también como un compendio “de problemáticas sociales, momentos históricos y coyunturas específicas que dejaron sus huellas en el imaginario social y consecuentemente en las obras artísticas. Por eso, se encuentran referencias a la marginalidad, a la periferia social, los ecos de la dictadura y aspectos de la crisis política y económica de los primeros años del siglo”.
“Criollitas”, por ejemplo, una fotografía color pintada a mano de Marcos López nos introduce en el mundo de lo decididamente estético, donde el fotógrafo privilegia lo sensorial y busca el goce por medio del estímulo. Una imagen que atrapa por la pregnancia de los colores, con la figura en primer plano de un hombre cuyo rostro surcado de arrugas lleva un cigarrillo colgado de los labios. Está al borde de una ruta y tiene a sus espaldas un enorme cartel de las galletitas que dan nombre a la fotografía.
Turbulencias”, de Ataúlfo Pérez Aznar, juega con la producción artística en la concreción de la imagen, como “”El fantasma del vino”, de Ramón Tejada; “El espectro de la rosa”, de Rubén Osvaldo Lago; “Desnudo II”, de Alicia Sanguinetti; “Autorretrato”, de Nicola Constantino.
Hay obras que responden a un imaginario social, como “Vías”, de José Luis Rodríguez Bellinzoni; “Ultima cena chatarra”, de Eduardo Tilcara Maurizio o “Formas de vida”, una toma panorámica sobre el puerto de Buenos Aires, de Gabriel Díaz.
Y también retratos que comunican a través de la mirada el desamparo, la resignación o la explotación, como se hace evidente en “El árabe”, de Federico Pérez; “Mendigo Ebrio”, de Carlos Ronzsentroch; y otra de la serie “Chaco salteño”, de Guadalupe Miles.
Mientras que “Fany Carolina”, de Marcia Duhagon, impacta con la imagen de una mujer transgénero, cuyos exuberantes pechos al aire parecen definir toda su identidad; y la paradigmática “La Salsera” de Adriana Lestido, en blanco y negro, que representa la mirada intimista del mundo femenino de esta fotógrafa cuya obra reúne además las series “Madres e hijas” y “Mujeres presas”.
La muestra “Patrimonio fotográfico” se exhibirá hasta el 16 de abril a las 20. Podrá visitarse los sábados, domingos y feriados de 10 a 20; y de martes a viernes de 12 a 20.

Mujeres son las que miran

El Palais de Glace presentará este fin de semana un programa de video contemporáneo de las artistas españolas Eli Cortiñas, María Cañas y Roser Caminal quienes trabajan ese formato visual como disparador de preguntas sobre la identidad española, la figura del inmigrante, el machismo, el lugar de la mujer en la sociedad, la familia y el amor.
Cada una de ellas propone un marco de trabajo, que va desde el collage rabioso hasta el documental de observación, pasando por la performance y el autorretrato, en el que estará presente Eli Cortiñas.
El ciclo se inicia el viernes 17, a las 19, con los cortometrajes de Cortiñas “La que camina”, “Marca M para madre”, “Lo más dado de lo dado” y “Paraíso Animal”, en el Kino Palais.
El sábado 18 se podrán ver los documentales de María Cañas “My Pigman”, “Moribundia”, “The Toro’s revenge”, “Dios se ríe en las alturas” ,“Holy thriller”, “Sé villana. La Sevilla del diablo” y “La mano que trina”.
En tanto, el domingo, a la misma hora, se exhibirán documentales de Roser Caminal como “Moi, un Noir. Reloaded” y “Unfolding Penelope”.
El ciclo se realiza con entrada libre y gratuita, en Posadas 1725, del barrio de Recoleta.