domingo, abril 14

SUBTE PORTEÑO: SIN AMPLIACIÓN DE RED, PERO CON MEJORAS

El Presupuesto del año 2024 para la ciudad de Buenos Aires no incluye proyectos de expansión para la red de Subte. Obras que continuamente postergadas han sido dejadas de lado, entre ellas la estación Sáenz, el tramo norte de la línea H y la línea F. Sin embargo, sí se contemplan algunas obras de importancia, como la finalización del Nodo Obelisco, la adquisición de nuevos trenes para la línea B y la conclusión de las obras de señalización de la línea D.

¿Cuál será el impacto de esta decisión en el desarrollo y la infraestructura de la Ciudad?

La semana pasada la Legislatura porteña aprobó el Presupuesto 2024, donde las partidas destinadas la expansión de la red de subterráneos son inexistentes. La prioridad está  puesta en las obras de mejoramiento, pero no se proyecta avanzar con la terminación de la línea H ni con la construcción de las líneas F, G e I, cuyas trazas fueron aprobadas hace más de 20 años. La principal inversión prevista es la continuación de los trabajos del Nodo Obelisco, cuyas fases prioritarias, como la inauguración del nuevo pasillo de combinación entre las líneas B y C, concluyeron en agosto pasado. Tan solo falta finalizar la conexión del pasillo con el distribuidor de Diagonal Norte, la instalación de ascensores en la estación Nueve de Julio y la construcción de salas auxiliares.

La inversión programada para el año entrante se centra en tareas de menor escala, como la renovación de los medios de elevación, la readecuación de la infraestructura eléctrica y mejoras en la frecuencia del servicio, como también a dar continuidad  a la modernización del sistema de señalización de la línea D, donde se está reemplazando el sistema ATP actual por el más moderno CBTC, similar al que está en funcionamiento en las líneas C y H. Trabajos que tienen un progreso de más del 90% y se prevé que finalicen en los próximos meses. Tanto los trabajos en el Nodo Obelisco como en el CBTC de la línea D están siendo financiados con un préstamo de 105 millones de dólares otorgado por el Banco Europeo de Inversiones (BEI), aprobado hace varios años.

En el marco de este proyecto,  donde el enfoque parece estar puesto en mejorar la calidad y seguridad del servicio existente, en lugar de expandir la red de subterráneos,  destacan dos iniciativas: la continuación del proyecto de puesta en valor de estaciones, que se vio afectado por suspensiones y retrasos en etapas anteriores, y el plan de desasbestización de trenes e instalaciones fijas, que ha sido objeto de conflictos laborales este año. Para lo cual se propone, como inversión significativa,  la compra de 16 nuevos trenes para la línea B. Sin embargo y pese a ser  sido incluida en la ley, esta compra no cuenta con partidas asignadas, lo que indica que se requerirá un proyecto para tomar deuda con el fin de afrontar la inversión. Este proceso es similar a lo ocurrido con compras anteriores de material rodante, como los CNR de las líneas A y C o los Alstom Serie 300 de las líneas D y H. y requiere de la aprobación de la Legislatura porteña  para su puesta  en marcha.

En síntesis, el Presupuesto 2024 no incluye la construcción de nuevas estaciones de Subte. Esta situación es inédita en más de medio siglo, ya que desde la inauguración de la extensión de la línea E a Retiro en junio de 2019, no ha habido ninguna estación en construcción en la Ciudad. La línea H, uno de los proyectos más afectados por esta parálisis en la expansión de la red, permanece inconclusa por ambos extremos a pesar de haber sido inaugurada hace más de 15 años y de haber iniciado su obra hace más de 20 años. La construcción de la estación Sáenz, terminal sur de la línea H, está paralizada. Pese a haber sido adjudicada en 2011, el proyecto fue posteriormente cancelado. Incluso las expropiaciones de los inmuebles para los accesos a la estación se han caído al no ser renovadas por el Gobierno de la Ciudad. Según Subterráneos de Buenos Aires (SBASE), el proyecto no ha sido abandonado, pero está «en suspenso» y «en revisión» debido a complicaciones en el suelo del tramo Hospitales – Sáenz.

En cuanto al tramo norte de la línea H, que va desde Facultad de Derecho hasta Retiro, existe una mayor indefinición, ya que no tiene fecha ni ha sido licitado. La reubicación de la estación Facultad de Derecho y la modificación de la traza han vuelto inviable su concreción a corto plazo. El presidente de SBASE incluso afirmó que la obra de ese sector no es considerada prioritaria.

Además, las trazas contempladas en la ley 670 (líneas F, G e I) siguen sin tener planes de construcción a pesar de haber sido aprobadas hace más de dos décadas.

El Presupuesto 2024 tan solo hace referencia a «desarrollar la ingeniería para la licitación de la línea F», que conectaría Barracas y Palermo. Esta mención es similar a la de los presupuestos de años anteriores, en los cuales no se registraron avances significativos en este sentido. A pesar de que se ha afirmado que el diseño conceptual de la línea F está prácticamente finalizado, no se ha progresado en la ingeniería básica licitatoria. La elaboración de estos estudios no tiene un impacto concreto en la eventual construcción de la línea, ya que la obra carece de plazos y presupuesto asignado.

La falta de progreso en la ingeniería licitatoria y la ausencia de plazos y presupuesto asignado plantean incertidumbres sobre la realización de estas obras de expansión del Subte en el futuro cercano.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *