RUIDAZO CONTRA LOS FEMICIDOS

Un ruidazo nacional contra los femicidios y la violencia de género se realizó en la tarde del lunes en balcones, terrazas y ventanas de muchas ciudades del país. En los últimos días de aislamiento social y obligatorio para combatir el coronavirus, al menos seis hombres mataron a siete mujeres, entre ellas, a dos bebas y a una niña.

Ante esta situación, las organizaciones feministas Ni Una Menos, MuMala, La Casa del Encuentro y distintas organizaciones de todo el país convocaron a este ruidazo en protesta por estos crímenes.

Al respecto, el presidente, Alberto Fernández, afirmó que «lo que sí sabemos es que la cuarentena a veces provoca violencia de género, violencia familiar, femicidios, y muchos casos de suicidio de gente que está sola».

«Las mujeres en Argentina saben que soy el primer feminista, todavía lamentablemente el patriarcado existe y el machismo hace estragos en la sociedad argentina», sostuvo en una entrevista que mantuvo esta tarde con el cantante de Calle 13, Residente, a través de Instagram.

Melania Buero, del colectivo Actrices Argentinas señaló que “el ruidazo es una manera de visibilizar esta situación ya que, producto de la cuarentena, las mujeres quedaron aisladas con sus agresores”, dijo y advirtió que numerosas organizaciones están pidiendo la creación de “un consejo autónomo de la mujer” para que se las pueda separar de sus agresores y otorgarles “los medios de subsistencia para pasar la cuarentena”.

La Defensora de Niñas, Niños y Adolescentes, Marisa Graham, afirmó que «las niñas y los niños son lamentables víctimas de lo que técnicamente denominamos ‘femicidio vinculado'», y sostuvo que «está claro que el aislamiento de la víctima es uno de los modus operandi de femicidas».

«La cuarentena deja a las mujeres y a sus hijas o hijos, en condiciones de mayor vulnerabilidad», alertó.

Ada Rico, de La Casa del Encuentro, señaló que “las estadísticas confirman que la violencia de género aumenta en la convivencia obligada siendo la vivienda el lugar más inseguro”.

“Se debe alentar a las mujeres a que pidan ayuda y en caso de ser necesario que se las traslade junto a sus hijas e hijos a hogares o refugios para protegerlas”, manifestó.

Por su parte, Silvia Ferreyra de MuMala alertó que “más del 60% de las víctimas fueron asesinadas en un hogar compartido con el femicida y también más del 60% los femicidas han sido pareja o ex pareja de su víctima”.

Marcela Morera, madre de Julieta Mena asesinada por su novio Marcos Mansilla en octubre de 2015 en la localidad bonaerense de Ramos Mejía, dijo que “las mujeres están atrapadas en sus hogares con los violentos”.

“Hablar por teléfono se les dificulta; esto es un caldo de cultivo perfecto para los violentos”, advirtió Marcela, una de las fundadoras de Familiares Atravesados por el Femicidio.

El aislamiento en Argentina comenzó el 19 de marzo, y el 21 en Bahía Blanca encontraron el cuerpo de Susana Melo, femicidio por el cual está detenido Gregorio Costa.

El mismo día que comenzó la cuarentena, en Puerto Libertad, Misiones, era asesinada Lorena Barreto, femicidio por el que está imputado Roberto Rivero Medina, pareja de la mujer.

El 26, una beba de dos meses murió luego que le disparara Mario D. S., de 40 años, pareja de la mamá de la niña.

El sábado pasado encontraron el cadáver de Claudia Repetto, desaparecida el 1 de marzo en Mar del Plata y su ex pareja, Ricardo Rodríguez, confesó ser el asesino.

También el 28 de marzo identificaron el cuerpo de Cristina Iglesias, enterrado en su casa de Monte Chingolo, en el conurbano bonaerense, junto a su hija de 7 años, y por el doble femicidio está imputado Abel Romero.

Y ese mismo día, en Lules, Tucumán, la policía encontró el cuerpo de una niña de 2 años asesinada por su padre, Leonardo Almirón, que luego se suicidó.

Desde casas y edificios de la Ciudad de Buenos Aires, donde cumplen el aislamiento obligatorio, las mujeres también hicieron sonar ollas y silbatos.

Algunos vehículos hacían bocinazos y en algunas viviendas colgaron pañuelos violetas, símbolo de la lucha contra la violencia de género.

El aislamiento obligatorio motivó que el ruidazo se notara en redes sociales con mensajes como «Paren de Matarnos» y «Ni una Menos».

El Ministerio de las Mujeres, Políticas de Géneros y Diversidad Sexual recordó que se encuentran habilitados las 24 horas las siguientes opciones de comunicación para situaciones de violencia de género: teléfono 144, mail [email protected] y por WhatsApp a los números (+54) 1127716463 / (+54) 1127759047 / (+54) 1127759048.