lunes, junio 14

LEY DE PARTICIPACION CIUDADANA O EL FIN DE LA DEMOCRACIA PARTICIPATIVA

La Legislatura porteña aprobó la “Ley Orgánica de Participación Ciudadana” impulsada por el bloque oficialista, Vamos Juntos. La normativa fue habilitada con los votos oficialismo, la oposición en cambio voto en contra dado que considera que esta iniciativa va en desmedro del espíritu de la democracia participativa, consagrada en la Carta Magna porteña,  dado que apunta a validar únicamente las decisiones ya tomadas por el Ejecutivo.

Si bien la autora de esta ley, Lucía Romano , edil de Vamos Juntos, argumentó que la misma intenta “afianzar las bases de la democracia participativa y generar un marco regulatorio para los institutos de participación creados por ley y los que se creen en el futuro”, lo cierto es que a partir de esta normativa que prevé fomentar el uso de las tecnologías de la información y comunicación (TIC) y apunta a generar programas de formación para la ciudadanía y la administración pública, desconoce las instituciones consagradas en la Leu de Comunas 1777, como lo son los Consejos Consultivos Comunales. Es decir la participación directa de los vecinos y las vecinas de la Ciudad en el hacer cotidiano de su barrio y/o comunidad.

En este sentido, el diputado Leandro Santoro, integrante Frente de Todos, señaló que los mecanismos de participación no se pueden limitar a validar las decisiones ya tomadas por el Ejecutivo, sino crear nuevas agendas desde abajo. Haciendo referencia al primer artículo de la Constitución local donde se establece que la Ciudad de Buenos Aires “organiza sus instituciones autónomas como democracia participativa”. Entre estos mecanismos de participación ciudadana remarcó las audiencias públicas y la  presentación de proyectos de ley mediante iniciativa popular.

En su argumentación, Santoro sostuvo que la opinión de los más de 2.000 oradores de la audiencia pública por la privatización de Costa Salguero “no fue atendida”, ya que el 98% de ellos rechazó la construcción de edificios, pero el oficialismo porteño planea seguir adelante con esa iniciativa.

“Nuestro bloque reafirma el compromiso con la ciudadanía y la democracia participativa, por eso, no vamos a acompañar esta ley”, dijo Santoro al concluir su intervención.

En tanto, diputada Marta Martínez (AyL), a su turno, afirmó que desde su bloque pelean “por mecanismos de democracia directa, con decisión para el pueblo trabajador”, y agregó que “los mecanismos que propone la democracia participativa están sujetas a las decisiones del Gobierno”.

Luego, afirmó que su espacio político busca una “democracia directa donde la población decida, por ejemplo, cuáles son las prioridades del presupuesto”.

“Si preguntamos, cualquier persona nos diría hoy que la salud, la educación y la vivienda son prioritarios, todas áreas que el Gobierno de la Ciudad desfinanció en los últimos 10 años. El pueblo tiene derecho a decidir, no a participar”, concluyó.

La norma, aprobada con 39 votos afirmativos del oficialismo (Vamos Juntos), sus aliados (UCR-Evolución y Partido Socialista), los monobloques el GEN y Consenso Federal, dispone que “se considerarán Mecanismos de Participación Ciudadana aquellos institutos de participación ciudadanos creados a través de una Ley o bien los que en uso de sus facultades, el Poder Ejecutivo establezca. Maniobra esta que habilita a disponer de forma discrecional de los mecanismos de participación ciudadana que le resulten convenientes o beneficiosos al  Jefe de Gobierno.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *