domingo, octubre 24

HONORIS CAUSA

La Universidad de Buenos Aires entregó el Doctorado “Honoris Causa” a Nora Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora. El acto se llevó a cabo en el Día Internacional de los Derechos Humanos  en la Facultad de Ciencias Económicas, donde estudió su hijo, Gustavo Cortiñas, hasta el momento de su secuestro y desaparición.
El título honorífico es el máximo reconocimiento que otorga la institución. Por lo general, se otorga a pedido de las Facultades y no del claustro estudiantil. En esta oportunidad, el proyecto fue presentado por los Consejeros Superiores por la mayoría estudiantil y aprobado por unanimidad.
Igal Kejsefman, presidente de la Federación Universitaria de Buenos Aires, del mismo espacio político que los consejeros estudiantiles que presentaron la propuesta, citando a León Gieco, se refirió a Nora Cortiñas como una “madre del amor”. Dijo que “de su brazo, la juventud ha caminado cientos de marchas”, y aseguró el movimiento estudiantil homenajeaba también a su hijo “militando, organizándonos para cambiar la sociedad”.
El decano de la Facultad de Ciencias Económicas (FCE)  Alberto Barbieri, manifestó que a Nora Cortiñas “no la viste un título, sino que su trayectoria y su lucha, visten de honor a la universidad”.
Guillermo Wierzba,  integrante de la cátedra de Poder Económico y Derechos Humanos, materia de la cual Nora Cortiñas es titular en esa casa de estudios, reivindicó su vida de lucha. Tras lo cual, se hizo entrega del diploma y la medalla correspondientes al título honorífico.
Emocionada, Nora Cortiñás, dedicó el premio a su hijo Gustavo y a Azucena Villaflor, Esther Careaga y  Mary Blanco, tres de las madres secuestradas en la Iglesia de Santa Cruz en 1977, y agradeció la presencia del premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, “que fue la primera persona a la que acudimos las Madres en los primeros años de búsqueda de sus hijos”. Al respecto, relató que había vuelto a presentar un nuevo recurso de hábeas corpus por su hijo Gustavo: “Espero que el gobierno lo sepa entender, sigo preguntándome dónde está mi hijo”, dijo.
“Las Madres aprendimos a luchar tomando las banderas de nuestros hijos”,  expresó  y agregó: “a esa generación se la llevaron para imponer un sistema capitalista y neoliberal”. Denunció, también, la connivencia de las cúpulas eclesiásticas con la dictadura: “La Iglesia no sólo fue cómplice, sino que participó activamente. Tuvieron mucho que ver y todavía están muy callados”, sostuvo.
Nora Cortiñas, puso énfasis en la  necesidad de anular la Ley Antiterrorista: “queremos luchar contra ella, no es nuestra ley. Hay que tirarla abajo como hicimos con las leyes de Obediencia Debida y Punto Final y con los indultos”, afirmó y dijo “hay que dar la misma pelea contra la megaminería contaminante.
Incomodando a las autoridades de la UBA presentes, se dirigió al Decano de Ciencias Económicas, y expreso: “No queremos que esta casa de estudios reciba la plata de las mineras ni de las transnacionales como Monsanto”, lo que generó una ovación entre los jóvenes presentes. También hizo referencia a la deuda externa: “Ya pagamos de sobra, que nos devuelvan lo que pagamos”.
“Hasta la victoria siempre”, fueron las palabras con las que Nora Cortiñas dio por concluido el acto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *