FEMINISMO, IGUALDAD, JUSTICIA SOCIAL Y LIBERACIÓN

“Por Wanda Taddei, Ezequiel Demonty, Diana Sacayan y la Patria Grande”, así juró Laura Velasco, el martes 3 de diciembre al momento de asumir a su banca como legisladora de la Ciudad. La referente de Somos que se integra al bloque Frente de Todos, es docente y forma parte del Parlamento de Mujeres y del Frente por la Educación Sexual Integral. Hasta hace pocos días, se desempeñó como Directora de Proyectos Especiales en el Consejo Económico y Social de la Ciudad de Buenos Aires (CESBA), donde hizo eje en temáticas sobre educación, género, niñez y adolescencia y es co-autora del Protocolo para Prevención y Actuación ante situaciones de Violencia hacia Mujeres y Disidencias en la Administración Pública de la Ciudad.

El desafío de Velasco en la Legislatura es trabajar para que la educación sexual integral (ESI) sea una realidad en todas las escuelas. “La consigna de ESI es educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal, seguro y gratuito para no morir, que son todas las partes de una misma política pública. Necesitamos presupuesto, capacitación gratuita y obligatoria para todos los docentes, además de poder avanzar hacia el aborto no punible en la Ciudad”.

Pero no sólo la agenda feminista importa a Laura Velasco, como querellante junto a Victoria Donda en la causa por los derechos de las personas en situación de calle en la Ciudad, sus trabajo cotidiano en la Legislatura en será profundizar los derechos sociales de la ciudadanía. Especialmente en temas como educación, salud pública, erradicación de la pobreza y solución integral para personas en situación de calle o en peligro de estarlo.

Ante la pregunta: ¿Por qué juraste por Wanda Taddei, Ezequiel Demonty, Diana Sacayan y la Patria Grande?, Laura Velasco responde:
“Ezequiel Demonty, un pibe del barrio, muy parecido a mis propios alumnos, con todos sus derechos vulnerados, que fue afectado de la violencia institucional. Cuando lo mataron, estaba trabajando en ese momento en una escuela de Mataderos y daba apoyo escolar en Ciudad Oculta; era primo de un alumno mío, pertenecía a la misma comunidad con la que yo estaba comprometida como educadora. Y mi compromiso es para que los pibes y las pibas de los barrios pobres y de las villas de la Ciudad de Buenos Aires no tengan una vida vulnerada en derechos o arreglados por injusticias como la que le tocó a Ezequiel. Esos pibes y esas pibas son una opción de vida para mí ”, explicó Laura Velasco.

“Wanda Taddei fue víctima de femicidio en el barrio de Mataderos, a la vuelta de la casa de mi familia. El homenaje y el compromiso es con la vida de las pibas jóvenes y mujeres que nos hacen gritar muy fuerte Ni Una Menos. Queremos llevar su nombre a las banderas de políticas públicas: por nuestros derechos como mujeres, porque vivas y libres nos queremos y ansiamos ser protagonistas de una transformación en la Ciudad. Mi compromiso está con el feminismo y siempre con las pibas, porque no es solo la masividad sino la impronta feminista de ellas la que ha revolucionado nuestro tiempo”.

“Diana Sacayan fue una militante por los derechos de las travestis, de las diversidades y disidencias con quien tuve el orgullo de trabajar cuando fui directora provincial de adultos, en un programa de inclusión educativa y alfabetización para personas trans, que hoy tienen un promedio de vida de 35 años. Diana fue víctima de un travesticidio en el barrio de Flores y en su nombre decimos no al odio de clase, de etnia, de género en la Argentina ”.

Sobre la Patria Grande, Velasco considera que: “Somos Patria Latinoamericana y nos duele profundamente el Golpe de Estado en Bolivia, como la represión y la matanza en Chile. Vivimos en un continente convulsionado donde es clave el rol de la Argentina para construir desde los movimientos populares un proyecto hacia el bienestar de nuestros pueblos”.