“CACHETAZO A LA CONCIENCIA”

Así calificó el infectólogo Tomás Orduna, integrante del comité de expertos que asesora al presidente Alberto Fernández, al episodio que se vivió anoche en el barrio de Recoleta donde vecinos y vecinas salieron a bailar a la calle mientras un DJ pasaba música.

Onduna definió esta actitud, que se desarrolló en el marco del aislamiento social, preventivo y obligatorio por el coronavirus, como una “ausencia absoluta de solidaridad”

“Salir a manifestarse como si fueran niños rebeldes me parece de una inconsciencia absoluta”, remarcó el especialista y manifestó este tipo de actitud “nos indica que tenemos que estar vigilando”.

“Tenemos que quedarnos en casa cuando no hay nada que hacer en la vía pública”, concluyó diciendo Orduna.

Por su parte, el DJ Patricio “Pato” Zambrano, cuyo video mientras pasaba música desde el balcón de su departamento se viralizó en las redes, dijo que no incita a que la gente salga y aseguró que es “una de las personas más respetuosa de la cuarentena”.

“Siempre digo por micrófono que se abriguen, que vayan a sus casas, que bailen en los balcones”, sostuvo Zambrano en declaraciones a la prensa que se acercó a la puerta de su domicilio.

“Trato de tirar mensajes esperanzadores”, amplió, porque “todos estamos tristes, hay una hipersensibilidad, la gente está cansada de la cuarentena”, añadió.

Zambrano agregó que “no hay una falta grave porque nadie está violando un decreto”, y contó que lo sucedido el domingo es lo que pasa todos los fines de semana de 18 a 19, el tema es que fue “la primera vez que se registra”.

“Paso música en el balcón”, detalló y aseveró que “yo dije por micrófono que la gente circule, que se vayan a sus casas, que no había nada por ver”, enfatizó.

Al ser consultado por la continuidad del evento manifestó que “hay mucha gente que está agradecida por esto que es un momentito de recreo, de conexión familiar, de esperanza, alegría”, y dijo que “nunca entró en análisis no hacerlo” pero que “hay cosas que seguramente haya que modificar”.

Este episodio, según afirma Zambrano, se viene sucediendo en las narices del Jefe de Gobierno desde el inicio de la cuarentena, lo que indica que no existe de parte del Gobierno de la Ciudad intensión alguna de controlar a este sector privilegiado de la población.

En la madrugada del domingo, horas antes que Zambrano y su banda de vecinos y vecinas salieran a bailar a la vereda, moría un hombre en situación de calle, el tercero de la temporada invernal 2020. Un tema menor que potencia la frivolidad celestial que caracteriza a este barrio.