ALQUILERES EN ALZA EN LA CIUDAD

Los alquileres en la ciudad de Buenos Aires se incrementaron un 35% en el primer trimestre de este año. Así lo señala un informe elaborado por la Dirección de Estadísticas y Censos porteña donde se indica que durante los primeros tres meses del año el precio del m² en alquiler incrementó para los monoambientes usados un 35,1%, para los departamentos de 2 ambientes usados y un 35,7% para las unidades usadas de 3 ambientes.
El alza de los alquileres superó ampliamente la variación de los precios estimada por el Índice de Precios al Consumidor de la Ciudad de Buenos Aires (IPCBA) que, en promedio para enero/marzo, alcanzó un 25,8%1 en términos interanuales.
Por barrio, los precios más elevados computados para los monoambientes usados se verificaron en Palermo ($ 8.643) y Recoleta ($ 8.555); en tanto, los departamentos de menor valor se observaron en Villa Luro ($ 5.858) y Floresta ($ 6.137).
Para el caso de los usados de 2 ambientes, los mayores precios correspondieron a unidades de Palermo ($ 12.152) y Núñez ($ 11.421); en Villa Luro ($ 7.428) y Liniers ($ 7.558) se encontraron las rentas medias más bajas.
Para un departamento de 3 ambientes usado, Puerto Madero ($ 23.667) y Palermo ($18.092) constituyeron los barrios más costosos; en el otro extremo se posicionaron Flores ($ 12.526) y Balvanera ($ 13.741).
Por comuna, la dispersión de precios más marcada se verificó en el segmento de las propiedades de 2 ambientes, donde la brecha entre la renta máxima (Comuna 14; Palermo) y mínima (Comuna 9; Liniers, Mataderos y Parque Avellaneda) alcanzó, entre enero y marzo, el 53,1%.

A partir del segundo trimestre del año, la repercusión de el alza inflacionaria, la disparada del dólar y el incremento de las tarifas. Estos porcentajes, se calcula se incrementaron, aproximadamente un 15% más. Un relevamiento privado, dado a conocer por la organización Inquilinos Agrupados, estima que el porcentaje de aumento de los alquileres en 2018 llegará al 48%, mientras que la inflación rozará el 36%.
Los alquileres aumentan por encima de los índices de inflación y de variación salarial, haciendo que los inquilinos destinen un porcentaje cada vez mayor de sus ingresos en el pago del alquiler y muchos están rescindiendo anticipadamente sus contratos porque no pueden pagar.
Gervasio Muñoz, presidente de Inquilinos Agrupados afirmó “El fenómeno que estamos viviendo es atípico, si la mitad de un ingreso se va en el alquiler y otro 20% se lo llevan las expensas, impuestos y servicios, a los inquilinos no les queda margen para cubrir el resto de sus gastos. Esta situación se manifiesta en el aumento de rescisiones anticipadas de contrato y en el atraso en los pagos. Mientras no se regule la rentabilidad propietaria, cada vez más inquilinos vamos hacia un lugar en donde no vamos a poder sostener el pago del alquiler y los propietarios no van a poder cobrarlos”.