VIOLENCIA, SEXUALIDAD Y MATERNIDAD

Los embarazos no deseados, las infecciones de transmisión sexual y los abortos espontáneos son más frecuentes en las mujeres en situación de violencia, informó hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS) e instó a los profesionales sanitarios a involucrarse en la prevención del maltrato, mensaje dado al recordarse mañana el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.
Carissa Etienne, directora de la OMS, señaló que el sector sanitario “tiene un papel que jugar tanto en la prevención como en la respuesta” a la violencia contra la mujer, que la organización considera “un grave problema de salud pública”.
El maltrato no sólo lesiona o mata mujeres, sino que “tiene una repercusión poco reconocida en la salud reproductiva de las mujeres, que se traduce en más complicaciones en el embarazo, así como en embarazos no deseados, abortos espontáneos e infecciones de transmisión sexual (ITS), incluido el VIH”, resaltó la OMS.
Según informes del organismo internacional “en algunos países de las Américas, los niveles de embarazo no deseado son dos a tres veces mayores en las mujeres que informan haber sufrido violencia a manos de su pareja que en aquellas que no lo hacen”.
También la pérdida de embarazos “es dos veces mayor en las mujeres que informan haber sido víctimas, en tanto que el riesgo de parto prematuro es 1,6 veces superior”.
Las muertes maternas y las hemorragias en embarazadas son otras realidades con las que conviven quienes viven en relaciones donde son golpeadas, agregó el informe.
Las estadísticas sobre la prevalencia de violencia, que se puedan utilizar como insumo para la elaboración de políticas y la capacitación de los trabajadores del sector en la temática, son algunas de las propuestas del ente internacional.
Además, en el caso de las mujeres agredidas sexualmente, los servicios de salud “deberían evaluar su necesidad de profilaxis contra el VIH o las ITS, poner a su disposición medios anticonceptivos de emergencia, ofrecer abortos sin riesgo de conformidad con las leyes nacionales y proporcionar apoyo de salud mental”, resaltó la OMS.

Fuente: Télam