NO A LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES

La profundización de la lucha de las mujeres contra la violencia de género, la realización del primer juicio en el que una víctima de trata fue querellante contra sus captores y la presentación de un plan nacional para erradicar ese flagelo fueron los ejes que marcaron el pulso de esta problemática a lo largo del 2016, donde sin embargo se mantuvo la escalofriante cifra de un femicidio cada 30 horas en el país.
Con el primer e histórico paro nacional de las mujeres el 19 de octubre pasado, la lucha de género volvió a estar en el centro de la escena social y política, luego de la marcha del contundente reclamo #NiUnaMenos del 3 de junio último, que a su vez reeditó el espíritu de la primera convocatoria de 2015 con un millón de personas en la calle para decir basta a los femicidios.
“El 2016 ha sido, sin dudas, un año clave en materia de visibilización de la problemática de la violencia contra las mujeres”, aseguró a Télam la titular del Consejo Nacional de Mujeres, Fabiana Tuñez, en referencia a las masivas marchas que hubo en el año, “demostrando para la sociedad argentina que la consigna #NiUnaMenos está lejos de ser un mero slogan”, y al mencionar el “innovador paro nacional de mujeres”.
Este año, la apuesta femenina se redobló con el 31 Encuentro Nacional de Mujeres que se realizó en Rosario el 8, 9 y 10 de octubre con más de 70.000 participantes de todo el país, superando las convocatorias anteriores de esta organización que surgió en 1986.
Un profundo debate, con denuncias y relatos de crudas experiencias sobre violencia y desatención, conductas patriarcales y conniventes, incumplimiento de leyes y proyectos que no prosperan, definieron el carácter y el clima de los talleres que se multiplicaron y rebalsaron las aulas de las escuelas rosarinas, en un hecho multitudinario sin precedentes.
Entre las 69 problemáticas que se debatieron, tuvieron mayor convocatoria la de trata, femicidio, explotación sexual, aborto, discriminación y todas las formas de abuso del poder patriarcal en un evento que cerró con una masiva marcha que centró su reclamo en las consignas “por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito”, y #NiUnaMenos #VivasNosQueremos.
Sin embargo, los números siguen revelando que “en el país el promedio es de un femicidio cada 30 horas, una cifra que se mantiene constante en los últimos años en el país”, expresó  Ada Rico, titular del espacio feminista Casa del Encuentro, que presentó el informe sobre muertes de mujeres por causa de género entre el 1 de enero y el 31 de octubre de este año.
En este sentido, aclaró que “los datos oficiales de femicidio de una mujer muerta cada 37 horas se debe a que no se incorporan los casos en que el asesinato es seguido del suicidio del agresor, porque para la justicia no hay causa, pero el femicidio existió”, dijo y recordó que en un 20 por ciento de los casos hay suicidio.
El informe indica que a raíz de estos femicidios quedaron 294 hijas e hijos sin madre, de los cuales 173 son menores, por lo que Rico remarcó que presentaron el proyecto de Ley Brisa “para que estos chicos reciban el haber jubilatorio hasta los 18 años, algo que no es subsidio sino reparación económica y un derecho”.
La dirigente social sostuvo que si bien “en estos años avanzamos en política de leyes de protección, hay que profundizar en estas acciones y en capacitación en la justicia para la aplicación de las leyes”.
Desde la órbita gubernamental, el presidente Mauricio Macri presentó a mediados de año el Plan Nacional de Acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres para el periodo 2017-2019, elaborado por el Consejo Nacional de las Mujeres.
El plan cuenta con 69 medidas y 137 acciones detalladas y dirigidas a las mujeres en situación de violencia de género con eje en la prevención, atención integral, monitoreo y evaluación, formación de todas las áreas estatales y fortalecimiento institucional.
Las medidas del plan que “está validado por más de 50 organismos públicos de los tres poderes del Estado, tomando en consideración los aportes de la sociedad civil”, se desarrollarán en tres años, con un presupuesto inicial de 750 millones de pesos, aseguró Tuñez.
Otro de los hechos centrales del año fue el primer juicio por trata que se realizó en el país en el que la víctima, Alika Kinan, fue querellante en la causa.
Alika, de 40 años, fue rescatada en 2012 junto con otras ocho mujeres de un prostíbulo radicado en Ushuaia, allanado por la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex), en tanto el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de esa localidad condenó el 30 de noviembre pasado a tres acusados de integrar esa red, a penas de 3 a 7 años de prisión.
El año culmina con el lanzamiento de #NiUnaMenos de una campaña contra la violencia machista, que convoca a llevar en las fiestas una cinta negra como símbolo de lucha.