SUBSIDIO PARA EDIFICIOS

El fin de semana pasado se originó un hecho trágico en Bajo Flores, la explosión de un edificio, originada presuntamente debido a una pérdida de gas, que le costó la vida a una mujer y dejó varios vecinos heridos. Atendiendo este hecho la Asociación de Inquilinos Agrupados, presentó, ante la Legislatura Porteña un proyecto de ley para crear una línea crediticia a tasa subsidiada para edificios que necesiten adecuar sus instalaciones a la normativa dictada por el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas).
En  2008 Enargas dictó esta resolución, a la que deben ajustarse todos los edificios de propiedad horizontal en materia de seguridad, normas y procedimientos técnicos. Las obras que deben realizar los consorcios para recibir la habilitación de la empresa prestataria son muy costosas y los vecinos demoran meses e incluso años en cumplimentar los requisitos. Los edificios que no se adecúan a esta normativa sufren el corte del suministro de gas. En nuestra ciudad hay cientos de edificios en esta situación, muchos de ellos ya tienen el suministro cortado, mientras que otros aún cuentan con el servicio conectado, poniendo en riesgo de vida a los vecinos.
Cuando la empresa prestataria corta el suministro ante la denuncia de algún vecino, comienza el desfile de gasistas, inspectores y propietarios que no pueden pagar los arreglos y con ello, los cambios de hábitos básicos, que van desde cocinar en microondas hasta bañarse con agua fría.
Si bien es una problemática que afecta a todos los vecinos, los inquilinos se encuentran en una situación más desventajosa aún, al tener que pagar todos los meses un alquiler que muchas veces no sufre ningún descuento por parte del propietario y que no se condice con las condiciones en las que habita. Existen muchos casos, además, en donde las administraciones liquidan los arreglos dentro de las expensas ordinarias y los inquilinos terminen pagando la instalación gasífera de un departamento que no es suyo.
Por este motivo, el proyecto de Ley presentado crea un sistema de créditos que brinda beneficios concretos a los afectados.
Se trata de una línea crediticia a tasa preferencial del 50% de la tasa activa del Banco Nación a pagar en 50 cuotas mensuales por el monto total que cubra las obras a financiar.
De acuerdo a la iniciativa, el crédito será otorgado a la administración del consorcio, quien se encargará de distribuir proporcionalmente el monto del crédito recibido según las necesidades financieras de cada departamento.
La Asociación de Inquilinos Agrupados considera que es indispensable que el Gobierno porteño, a través del Banco Ciudad, intervenga en esta problemática ofreciendo financiación para efectuar los arreglos de manera rápida, para evitar siniestros como el de Bajo Flores y para elevar la calidad de vida de aquellos vecinos que hoy no cuentan con calefacción, cocina, ni ducha caliente.
El proyecto de ley presentado lleva el número de expediente 2255-P-2016.