SIN BRÚJULA

Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) es una Sociedad del Estado perteneciente al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Es la propietaria legal de toda la red de subterráneos de Buenos Aires, incluyendo instalaciones fijas y material rodante, así como operadora natural y órgano de control en caso de concesión. Asimismo, la planificación y ejecución de las obras de extensión de la red corren también por su parte.
La Ley 23.696 promulgada el 18 de agosto de 1989 fijó el marco regulatorio para la privatización de empresas que pertenecían al Estado nacional. Finalmente el Poder Ejecutivo Nacional dispuso mediante el artículo 13 del decreto 2074/90, firmado el 3 de octubre de 1990, la concesión de explotación de los servicios prestados por Subterráneos de Buenos Aires S.E,se concesionarían las líneas de subte y el Premetro por 20 años, y quien las explotara debía también operar el Ferrocarril General Urquiza.
La concesión fue otorgada al consorcio formado por Benito Roggio e hijos S.A., Cometrans S.A., Burlington Northern RR. Co., Morrison Knudsen Corporation Inc. y S.K.F. SACCIFA., quienes formarían la empresa Metrovías S.A.
El traspaso efectivo se realizó el 1 de enero de 1994, cuando la empresa tomó el control de la explotación del servicio. La concesión incluye la posibilidad de aumento de tarifas por motivos de mejora de servicio o por motivos inflacionarios, pero no incluye la extensión de las líneas, cuya planificación y ejecución están a cargo del gobierno de la Ciudad a través de Subterráneos de Buenos Aires. En 1999 la concesión se extendió hasta el 31 de diciembre de 2017.
Para beneficio de los usuarios del Subte de la Ciudad de Buenos Aires nos enteramos el lunes 2 de Enero de 2012 que el Gobierno Nacional y el de la Ciudad de Buenos Aires, firmaron un acuerdo mediante el cual la Ciudad asumiría la fiscalización, el control y la potestad tarifaria de las seis líneas del sistema y del cercano ferrocarril interurbano.
Se estableció un período de 90 días para concretar los procedimientos legales, económicos, técnicos y administrativos del traspaso, señaló en una conferencia de prensa Daniel Chaín, ministro porteño de Desarrollo Urbano. La propuesta original del Gobierno Nacional incluía el traspaso de activos por un valor que bordeaba los 2.500mn de pesos (US$587mn) y fondos para concluir la ampliación de las líneas E y A.

Uno de los aspectos más controversiales que rodearon el traspaso tuvo que ver con las tarifas del Subte. En esa fecha el pasaje costaba 1,1 pesos sin embargo, el Jefe de Gobierno de Buenos Aires, había señalado en anteriores ocasiones que, sin los subsidios del Gobierno Nacional, la tarifa subiría a 3,4 pesos. El Gobierno Nacional anunció en su propuesta original que pagaría el 50% del subsidio del sistema por 12 meses, es decir, unos 29,4mn de pesos al mes. El gobierno municipal sostuvo que, una vez que se agoten dichos subsidios, se verá en la obligación de reajustar las tarifas.
Pero para sorpresa de los usuarios por el Decreto 27/2012 publicado el 6 de enero de 2012 el Jefe de Gobierno de Buenos Aires dispone el incremento en un 127% de la tarifa de subterráneos y el Premetro sin la previa convocatoria a una audiencia pública generando un incremento en el precio del servicio de 1,10 a 2,50 pesos por viaje.
Mayor desconcierto generó la forma intempestiva del Gobierno de Buenos Aires por la cual efectúa la devolución a la Nación de las seis líneas de subte y el Premetro Por ese entonces, el traspaso del servicio de subterráneos desde la administración nacional al gobierno de la Ciudad aún no estaba en discusión y nada parecía indicar la disputa que, hasta la fecha, sigue sin dirimirse.

 Fuente:  MODECUMA