SOLIDARIDAD CON LA GARGANTA PODEROSA

El Foro de Periodismo Argentino (FOPEA) repudió el accionar represivo de efectivos de Gendarmería Nacional en el allanamiento realizado el lunes 16 de septiembre en la redacción de la publicación cooperativa La Garganta Poderosa, en el barrio Villa Zavaleta, en la zona denominada Villa 21-24, de la Ciudad de Buenos Aires.
De acuerdo a la información recabada por el Monitoreo de Libertad de Expresión de FOPEA, el allanamiento fue realizado por decenas de gendarmes armados, y en algunas casos encapuchados, que arribaron al lugar en cinco camionetas de la fuerza de seguridad, no se identificaron e ingresaron al lugar sin ninguna clase de orden judicial.
Los integrantes de la cooperativa contaron a FOPEA que los gendarmes golpearon y empujaron a los vecinos, revisaron con brutalidad y prepotencia todo el espacio donde funciona la revista, y previamente intentaron detener con violencia a uno de los periodistas que se acercó a solicitarles que se identificara el responsable del operativo. Al periodista (del que se hace reserva de su identidad) lo pusieron contra la pared, le doblaron el brazo e intentaron llevárselo. Pero sus compañeros forcejearon con los efectivos y lograron su liberación.
Según escribió Paola Vallejos, de La Garganta Poderosa, en la cuenta de Facebook de la revista, la violenta irrupción de los gendarmes se dio horas después de que periodistas del medio acompañaran a los tribunales porteños a los familiares de Kevin Molina, un niño de 9 años muerto el pasado 7 de septiembre durante un enfrentamiento entre bandas locales, y luego entre éstas y las fuerzas de seguridad. La madre de Kevin había acudido esa mañana a los Tribunales para denunciar la inacción de la Prefectura Naval durante la balacera en la que murió su hijo. El día de la muerte de Kevin, escribió Vallejos, “liberaron la zona con total impunidad, para que otros resolvieran sus negocios a los tiros”.
En el momento del allanamiento se encontraba en el lugar una de las maestras de Kevin, que estaba dando una charla a los integrantes de la cooperativa. También había en el lugar algunos niños, que estaban jugando y que tuvieron que esconderse para no ser golpeados.
Al cierre de este comunicado, FOPEA logró hablar sobre el tema con una fuente del Ministerio de Seguridad de la Nación que pidió mantener su nombre en reserva. El funcionario señaló que ese allanamiento fue uno de los tres ordenados por el Juzgado Criminal de Instrucción Nro 41, que investiga las circunstancias de la muerte de Kevin Molina. Además, dijo que fue un allanamiento oficial pero admitió que no se exhibió la orden, y negó que los efectivos hayan actuado con violencia y que estuvieran encapuchados.
FOPEA repudia el accionar represivo, violento e injustificado de Gendarmería Nacional en un hecho que pretende intimidar la libre expresión de una publicación que dio a conocer las circunstancias en las que fue asesinado Kevin Molina. Además, FOPEA reclama al gobierno nacional que sancione a los responsables del allanamiento, tanto a los efectivos que lo realizaron, como a los responsables de dar la orden.