SEGUNDO ANIVERSARIO DE LA TRAGEDIA DE ONCE

Al conmemorarse, el próximo sábado, el segundo aniversario de la tragedia de Once, sus familiares recordaran a las 52 víctimas fatales con una ceremonia en el andén 1 de la estación de Once, una misa en la Catedral metropolitana y un acto en Plaza de Mayo, que comenzará a las 19 horas.
A las 8.32, hora exacta en la que la formación del tren de la línea Sarmiento impactó contra la valla de contención, causando la muerte de 52 personas y más de 800 heridos, los familiares de las víctimas de Once recordaran a sus seres queridos. Paolo Menghini, padre de Lucas Menghini Rey, una de las víctimas fatales, señaló hoy en conferencia de prensa, que “este acto será más bien emotivo. Haremos unas ofrendas florales en el memorial de la estación y quizás leamos algo, pero todo lo que tenemos para decir lo diremos recién en el acto de las 19 en Plaza de Mayo”,
A las 11.30, se celebrará una misa por la memoria de las víctimas en la Catedral metropolitana. Y, a partir de las 17 se instalará en Plaza de Mayo una carpa en la que se estamparán remeras con la inscripción JU5T1CIA, que se ha convertido en el símbolo que lleva adelante el colectivo de familiares de las víctimas. También se intalará una radio abierta donde los familiares con testimonios de familiares, canciones y poemas que se escribieron luego de la tragedia.
A las 19 comenzará, en Plaza de Mayo, el acto central donde, además de los familiares, tendrán la palabra la titular de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, Nora Cortiñas; el responsable de la Red Solidaria, Juan Carr, y el director de cine Juan José Campanella. En el cierre del acto, que estará conducido por Sebastián Wainraich y Gabriela Radice, los familiares leerán un documento haciendo un repaso de todo lo acontecido durante 2013.
“Hemos pasado dos nuevas tragedias, una en Castelar y otra de nuevo en Once que nos han demostrado que lo que nosotros venimos denunciando acerca de lo que pasa con el sistema ferroviario no es producto de nuestro dolor o de la bronca por haber perdido nuestros familiares, sino que es la verdad”, sostuvo Menghini.
Para Vanesa Toledo, quien perdió a su madre -Graciela Díaz- en la tragedia, “fueron dos años terribles” para la familia. “Junto al proceso del duelo tuvimos que sacar fuerzas para encarar esta lucha”, explicó.
“Desde el primer día nosotros luchamos ante la justicia por nuestros familiares, pero también queremos generar conciencia y logra un cambio real en el sistema ferroviario que no será ya para nuestros muertos sino para toda la sociedad”, indicó la joven.
En relación al juicio oral y público que comenzará el 18 de marzo, Menghini describió que “no existe una querella unificada sino tantas querellas como víctimas, agrupadas en cuatro letrados que llevan adelante los juicios”.
Y explicó: “muchas de las querellas pediremos estrago doloso en lugar de culposo, entendiendo que los imputados sabían que lo que estaban haciendo podía provocar la pérdida de vidas y aun así lo hicieron, y también pediremos asociación ilícita”.
“Esperamos que con el correr de los testimonios podamos ir logrando más cosas, como que se convoque como testigo al ministro de Planificación Julio De Vido, algo que no hemos conseguido durante la etapa de instrucción”, manifestó Menghini.
En el juicio, por el que pasarán al menos 300 testigos, hay 29 procesados, entre ellos el maquinista Marcos Córdoba, los exsecretarios de Transporte Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi, y el dueño de TBA -concesionaria del Sarmiento al momento del suceso-, Mario Cirigliano.

Ni un Muerto Más
También, en vísperas de este segundo aniversario de la tragedia de Once y ante la decisión de Gobierno nacional de re concesionar las líneas de los servicios interurbanos ferroviarios, algunos de los familiares de las víctimas de la tragedia de Once, junto a otras organizaciones sociales, vecinos autoconvocados y usuarios del ferrocarril, presentaron a la Presidencia de la Nación un petitorio con las firmas de la Campaña Ni un Muerto Más, donde solicita que el gobierno nacional tenga a bien:

  1.  Proceder a la inmediata quita de las concesiones ferroviarias privadas interurbanas y de carga, sus negocios colaterales, talleres internos, talleres externos y áreas operativas.
  2.  Recuperar, bajo gestión de los trabajadores, las empresas y talleres ferroviarios que producían material rodante y diversos componentes para el mantenimiento de formaciones y del servicio, lo cual redundará en la recomposición de la industria ferroviaria en nuestro país.
  3. Que el  Estado reasuma la totalidad de los servicios ferroviarios, dentro de un marco normativo que incluya el control la gestión de los trabajadores y usuarios y el control social de la comunidad toda.
  4. Derogar el decreto 2075/02 que estableció la emergencia ferroviaria.
  5. Iniciar inmediatamente la elaboración de un Plan Nacional de Transporte Ferroviario con amplia participación popular, y en particular de los trabajadores y usuarios.
  6. Colaborar, ampliar y acelerar los procesos judiciales en curso derivados de la Tragedia de Once, para determinar y sancionar a los responsables empresarios y autoridades públicas correspondientes que fueron cómplices de la destrucción del ferrocarril.
  7. Brindar asistencia con políticas públicas específicas a los familiares de las víctimas fatales de tragedias largamente anunciadas y no escuchadas oportunamente por diversas autoridades nacionales.
  8. Normalizar el funcionamiento de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte e incorporar la participación activa de los usuarios y los trabajadores en el proceso de regulación y control del servicio ferroviario.
  9. Realizar una Audiencia Pública, para que las Autoridades de Aplicación nos informen sobre las acciones realizadas, actuales y proyectadas y a las acciones tendientes a asegurar el servicio público del ferrocarril en condiciones dignas y seguras, y las organizaciones de usuarios pueda manifestar sus reclamos y presentar sus propuestas.