RETRATO A VOCES DE GABO Dic24

Etiquetas

Artículos relacionados

Compartir

RETRATO A VOCES DE GABO

Con “Soledad & Compañia”, un retrato a voces de Gabriel García Márquez, la escritora colombiana Silvana Paternostro da forma a un rompecabezas de recuerdos sin intermediarios que a veces se confunde y funde en otras historias y construye una memoria colectiva en la que amigos, vecinos, familiares y hasta enemigos anotan sus recuerdos en una semblanza atí­­pica pero no menos verí­dica sobre el gran escritor colombiano.
Una conversación lleva a la otra y así se bambolean los recuerdos sobre la figura de “Gabo”, recobrada aquí con la voz de un montón de personas que anduvieron cerca de él, incluso aparece también su legendaria agente Carmen Balcells, algunos de sus hermanos, como Margot, la hermana con la que vivió en Aracataca junto a sus abuelos, otros familiares y unos cuantos colegas de vida.
A principios de 2001, una revista neoyorquina le pidió a Paternostro, escritora y periodista colombiana, una nota sobre García Márquez y ella, para hacer algo distinto, se propuso entrevistar a esas personas que lo conocieron antes de que se convirtiese en el legendario escritor. Viajó a Barranquilla, México y Bogotá, y entre vaivenes -el artículo original nunca vio la luz- llegó a este formato.
Así, “Soledad & Compañia” (Sudamericana), a diferencia de otras semblanzas o incluso la del propio autor “Vivir para contarla”, se compone como una suerte de biografía colectiva con base en la historia oral, y lo hace a través de un salpicado de fragmentos de testimonios que la autora recopila para abrir la puerta a un Gabo inédito, auténtico y revelador.
“Este libro es pues un boleto de entrada para una fiesta en la que todos hablan, todos gritan, todos opinan y hasta dicen mentiras”, escribe la autora en el prólogo para párrafos más adelante completar: “Pero hay que tener en cuenta que se trata de la versión de quien está hablando…”
“Esta lectura es tan divertida como asistir a una fiesta y pararse a oír a los invitados hablar de García Márquez, y, como pasa en las mejores fiestas, algunos hablan más que otros. Están los gritones, los súper analíticos, los chistosos, los que cantan, los groseros y hasta los que se pasan de copas”, invita Paternostro.
“A.C, antes de Cien años de soledad” y “D.C”, después de Cien años de soledad” estructuran las dos partes de este libro como un antes o después de Cristo, una alegoría más que merecida: nadie duda que esa novela cumbre marcó un hito en la literatura latinoamericana y dio como resultado un ascenso vertiginoso de García Márquez, con más de 30 millones de ejemplares vendidos en todo el mundo y su traducción a unos 40 idiomas.
Así, el libro serpentea en una línea cronológica entre apartados en los que diferentes personas desgranan sus propias memorias sobre Gabo, desde su niñez criado por sus abuelos, su viaje a Bogotá para estudiar derecho y su regreso como periodista, oficio que años más tarde se convertiría en una insignia de vida, la relación con sus amigos, su viaje a Europa y sus primeros acercamientos con Mercedes Barcha.
Y desde ese niño que algunos corrigen su fecha de nacimiento, no en 1928 sino un año antes, en el 27, capítulo aparte merece “Cien años de soledad” con el relato de su aparición en la escena literaria, y su tremendo impacto; el cómo un escritor pudo darle fama a los mamagallistas, por los de La Cueva; o la transformación de Gabo en García Marquez.
Cómo fue escrita “Cien años de soledad” ya no es un misterio, el mismo García Márquez relató su alejamiento del mundo para inspirarse por completo en la creación de la novela con geografía en Macondo, con el tiempo diría que empeñó las joyas y vivió en la ruina económica; en este libro unos cuantos se animan a reforzar la historia sobre aquellos meses.
“Gabo dijo: `Yo me tengo que retirar por un año y no voy a trabajar. Tú mira a ver cómo te las arreglas`, le dijo a Mercedes. `A ver qué haces, pero yo durante un año no trabajo`. Y Mercedes se las arregló como podía”, dice la escritora María Luisa Elío. “Consiguió crédito un crédito”, completa Guillermo Angulo, y Elío agrega “Pidiéndole prestada carne al carnicero”. Claro está, la lista de testimonios continúa.
Este retrato a voces sigue con un Gabo mundial: las deudas quedan atrás y García Márquez toma posición política, se convierte en enemigo de Estados Unidos y no esconde su afinidad con la Cuba comunista. Tampoco queda de lado su máximo reconocimiento, el Premio Nobel de Literatura en 1982 y su posterior fama. “Es como si fuera Robert Redford”, recuerda unas de las entrevistadas.
Y así en esta biografía creada a voces como un rompecabezas en el que cada pieza tiene su propia memoria, algunas más borrosas que otras, “Soledad & Compañía” es un exquisito encuentro para acercarse al escritor colombiano pero claro con otros anteojos: los de la historia oral, en donde a veces un recuerdo no tiene mucho que ver con el otro, pero la riqueza es inmensa.