REPUDIAN ATAQUE A UNA PAREJA GAY

Entidades defensoras de los derechos de homosexuales repudiaron hoy la golpiza recibida por una pareja gay, el sábado pasado durante una fiesta privada en San Isidro,  en la cual los agresores invocaron el nombre del papa.

La Comunidad Homosexual Argentina (CHA) exigió, en un comunicado, “que los responsables respondan ante la Justicia por el delito cometido y que los referentes religiosos repudien públicamente tales agresiones”.

La organización manifestó su apoyo y solidaridad a Pedro Robledo, quien fue el principal blanco de la golpiza mientras estaba con su novio. El documento destaca que “una de las frases utilizadas por los agresores fue `El papa es argentino, no pueden haber putos argentinos`.

Al respecto, añade: “Estamos orgullosos de ser putos, estamos orgullosos de vivir en un país laico e igualitario, y esperamos  que las instituciones religiosas, en su diversidad, entiendan de una vez y para siempre, que la homo-lesbo-trasfobia mata, que el fundamentalismo religioso debe ser condenado y repudiado”.

En el mismo texto, el titular de la CHA, César Cigliutti, expresó la necesidad de “repudiar estos actos de agresión, como así también promover la inclusión y la igualdad en todos los ámbitos”.

“Desde la CHA venimos luchando desde hace mas de 28 años contra la discriminación y es hora de contar con una ley nacional antidiscriminatoria que incluya la orientación sexual y la identidad de género”, acotó el dirigente.

Para Pedro Paradiso Sottile, secretario de la CHA, “la homofobia es una vergüenza que debemos repudiar y condenar”, señala el mismo comunicado.

“La ofensa para la humanidad es el fundamentalismo religioso, la exclusión y los actos discriminatorios promovidos históricamente por la jerarquía de la Iglesia Vaticana, cómplices de la vergüenza y el silencio, que esperamos ahora rompa, no sólo con gestos”, siguió Paradiso Sotile.

También la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT) emitió hoy un comunicado que condena el ataque, sobre el que expresó que “renueva el debate sobre la necesidad que el Congreso Nacional sancione una nueva ley de penalización de actos discriminatorios”.

“Es llamativo que los agresores invocaran la argentinidad del papa Francisco a la hora de emprender la golpiza. Esperemos no estar frente a un rebrote fanático que nada tiene que ver con el espíritu de la enorme mayoría del pueblo católico”, advirtió su presidente, Esteban Paulón.