REMATARON EL INSTITUTO ANTÁRTICO ARGENTINO

No  pudieron frenar la subasta ni sus trabajadores, ni la Justicia, ni los vecinos del barrio, ni las miles de firmas de ciudadanos porteños, ni el valor histórico y patrimonial que contiene. El 21 de septiembre, la Agencia de Bienes del Estado remató el histórico edificio que albergó desde 1951 al Instituto Antártico Argentino. Esta medida abre paso a un proyecto inmobiliario que erigirá una torre de 13 pisos.

En el año 2016 poder Ejecutivo Nacional emitió el decreto 952 por el cual puso a la venta 17 edificios de propiedad estatal. Uno de ellos, ubicado en Cerrito 1248, desde 1951, y hasta hace siete días, fue la sede del Instituto Antártico Argentino ‘Coronel Hernán Pujato’ y de la Dirección Nacional del Antártico. Los trabajadores de esta institución intentaron el remate de este edificio, pero no lo lograron
Construido en 1917 y considerado como “singular” dentro de la tipología petit hotel, el edificio de Cerrito 1248 albergó, desde 1951 al Instituto Antártico Argentino. Fue considerado, desde entonces, un emblema de la memoria viva de la actividad antártica argentina. En 2013, bajo la excusa que el inmueble debía ser restaurado, la mayoría su personal fue trasladado a unas oficinas alquiladas en Balcarce al 290. En tanto, el departamento de Geofísica, la Biblioteca histórica, el laboratorio de Electrónica, el museo, una sala auditorio, su imprenta y publicaciones se encontraban, hasta que se prohibió su ingreso, operativas en Cerrito 1248. Poco tiempo después, las obras de refacción se suspendieron, el edificio fue vaciado por completo y el Gobierno Nacional emitió el decreto 952/2016 que autoriza a la Agencia de Administración de Bienes del Estado Nacional a vender varios inmuebles, entre ellos, la sede de la Dirección Nacional del Antártico- Instituto Antártico Argentino, indicándose en dicha norma que “se está vendiendo un inmueble desafectado del servicio, un inmueble ocioso, ignorando el valor patrimonial intangible que tiene el Instituto”.
El 28 de diciembre del año pasado, la Justicia porteña hizo lugar a un pedido de amparo, interpuesto por el ciudadano Héctor Alfredo Domínguez y otros. La sentencia, la jueza Andrea Danas, ordenó suspender la subasta del inmueble e intimó al Gobierno porteño a realizar los actos administrativos tendientes a protegerlo patrimonialmente y conservar su uso como Instituto Antártico Argentino. Con esta resolución, la magistrada, logró frenar la subasta pública Nº 2/2016 establecida por el Banco de la Ciudad de Buenos Aires.
Con el argumento de que la Justicia porteña es incompetente en temas que atañen a bienes de propiedad del Estado nacional, la Agencia de Administración de Bienes del Estado, el Banco de la Ciudad de Buenos Aires y el Propio Gobierno porteño, lograron anular la sentencia de la jueza Andrea Danas y la causa recayó en la Justicia Federal. Ante la jueza María José Sarmiento, los tres organismos estatales argumentaron la invalidez de la acción de amparo interpuesta por Héctor Alfredo Domínguez y otros. Según los querellados, el artículo 8 de la ley 16.986, entiende que “la mera invocación de la condición de ciudadano no es suficiente para legitimar al amparista, dada la inexistencia de un perjuicio real, efectivo, tangible, concreto e ineludible que lo habilite para presentar la acción de amparo”.
En el descargo, agregan también que “en el caso de inmuebles propiedad del Estado Nacional la autoridad competente para intervenir previamente a la enajenación es la Comisión Nacional de Museos y de Monumentos y Lugares Históricos, quien oportunamente intervino y autorizó la venta, motivo por el cual el procedimiento ha sido realizado de manera legal y cumplimiento todos los pasos requeridos por la normativa federal”.
En el fallo, del 2 de agosto de este año, la jueza María José Sarmiento, desestima la acción de amparo promovida por el ciudadano Héctor Alfredo Domínguez, tras lo cual regula los honorarios de los abogados de las tres partes querelladas, correspondiéndole, a cada uno, la suma de pesos seis mil quinientos.

El 21 de septiembre pasado, día de lluvia y sin primavera, el Estado nacional se desprendió del edificio del Instituto Antártico Argentino, la subasta se llevó a cabo en la sede de la Agencia de Administración de Bienes del Estado donde, el inmueble ubicado en Cerrito 1248 y el terreno aledaño, tasados a US$ 5,6 millones, fueron vendidos por US$ 9,3 millones. El afortunado ganador del remate fue el Fideicomiso para la Vivienda AVE 02.
El 70% del monto recaudado por la venta de las parcelas donde funcionaba el Instituto Antártico Argentino será asignado a Cancillería y el 30% restante irá al Tesoro nacional.
En tanto los trabajadores e investigadores Instituto Antártico Argentino, que intentaron frenar este remate se encuentran desde entonces en ese estado de incertidumbre al que aspira conducirnos el Gobierno nacional, según palabras del candidato a senador nacional oficialista Esteban Bullrich.

Memoria e historia subastada

El Instituto Antártico Argentino había sido creado en 1951 y representaba la Historia Antártica Nacional. Fue una entidad de carácter único en el mundo, tanto por ser pionera como entidad específica dedicada al estudio del Continente Antártico, como por contar desde su inicio con un plantel científico-técnico de planta permanente, especializada en dicha actividad.
Un dato histórico importante, por la cual la venta y/o demolición del edificio debió ser evitada, es que en el sótano del inmueble de Cerrito 1248 existen barrotes y grilletes que habrían funcionado como calabozos. Éstos ameritan una investigación profunda sobre en qué momento de la historia fueron utilizados. Una de las presunciones es que estarían conectados con túneles que conectan el edificio con el de la ex SIDE. La principal preocupación de quienes verán desaparecer el edificio es que se pierda la posibilidad de realizar una investigación sobre su funcionamiento durante la dictadura cívico militar del 76’. Sin duda una teoría nada despreciable, si tenemos en cuenta que hasta el año 2004 el Instituto Antártico Argentino estuvo bajo la órbita de Ministerio de Defensa de la Nación.
Al respecto, la Comisión de Educación y Cultura del Senado intentó frenar el remate presentando un proyecto para declarar el edificio del Instituto Antártico Argentino, Monumento Histórico Nacional. En el mismo se destaca no sólo la importancia de este instituto en cuánto reservorio de la historia antártica, también la necesidad de conservarlo para la preservación de la memoria: “Los calabozos con sus barrotes y grilletes no deben ser borrados de la historia sin una investigación adecuada de para qué fueron utilizados dichos calabozos, teniendo en cuenta que en el lugar, se encontrarían pruebas y testigos de la existencia de dichas celdas”, argumenta el proyecto que, sin duda, será desechado.

El negocio inmobiliario

El predio rematado por la Agencia de Bienes del Estado comprende una superficie total de 1046,45 metros cuadrados. El edificio del Instituto Antártico Argentino tiene cuatro pisos y un subsuelo con los calabozos que debieran ser investigados, el terreno contiguo 8,63 metros de frente. El Fideicomiso para la Vivienda AVE 02, que adquirió este inmueble está habilitado para erigir en el lugar una torre de hasta 13 pisos, con la única condición de conservar la fachada original del edificio.
Para este año, la Agencia de Bienes del Estado tiene programadas 17 subastas más, entre ellas las de los terrenos en Catalinas, en el barrio de Retiro, por el que la entidad proyecta recaudar US$ 165 millones y un predio actualmente utilizado por el Ministerio de Defensa sobre Avenida de los Italianos, en Puerto Madero.


Ver nota:

Instituto Antártico Argentino