REFORMA ELECTORAL

Los diputados porteños decidieron hoy postergar el inicio del debate de la reforma del sistema electoral promovida por el PRO ante la ausencia del ministro de Gobierno, Emilio Monzó, a una reunión en la Legislatura, donde iba a exponer sobre la iniciativa para implementar en el distrito la boleta única y las elecciones primarias.

El funcionario debía concurrir a la Comisión de Asuntos Constitucionales, pero por motivos personales no fue, y en su lugar envió al subsecretario de Asuntos Políticos, Nicolás Ducoté, quien dio un informe técnico sobre los cambios planeados al sistema electoral porteño que el macrismo aspira a conseguir en el Parlamento antes de fin de año.

En tanto, los diputados de la oposición pidieron suspender la reunión y pasar a un cuarto intermedio y así poder contar con el ministro Monzó, quien fue el funcionario encargado de dar forma a los proyectos que componen la reforma política.

La reforma del macrismo refiere a la aplicación en los comicios locales de la boleta única y de las elecciones primarias, abiertas y obligatorias, que incluye como novedad que la nominación del candidato a vicejefe de Gobierno sea propuesta luego de la primaria y sea designado por el precandidato a jefe de Gobierno ganador de cada espacio.

“La riqueza y el avance que se dio con las primarias el año pasado a nivel nacional estuvo, justamente, en la reforma al financiamiento de los partidos y en la garantía del acceso a los medios de comunicación, pero este proyecto del PRO no menciona nada al respecto”, dijo la diputada María José Lubertino.

Adrián Camps, de Proyecto Sur, manifestó que “el proyecto busca proscribir a las minorías políticas y eso es muy grave y peligroso”.

En tanto que Alejandro Bodart, del MST, señaló “se intenta dejar afuera a partidos emergentes” y destacar que “esta reforma está pensada solo para darle ventajas al PRO”.