PUEBLOS ORIGINARIOS: DERECHO A SER ESCUCHADOS

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) aseguró hoy que el derecho de los pueblos indígenas a ser consultados y participar en el proceso de toma de decisiones, es “la piedra angular” de un Convenio del organismo y el eje de la norma sobre el derecho de consulta de Perú.
En vísperas del Día Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo, que se conmemorará el viernes próximo, la OIT señaló que el Convenio 169 sobre pueblos indígenas y tribales ayuda a una tribu indígena en el nordeste de Perú para que se escuche su voz.
“Palo Duro” es un árbol casi inquebrantable que crece en el nordeste de Perú, en la región del Amazonas, cerca de la frontera con Colombia, y también el símbolo de los Maijunas, una comunidad que desde la conquista española lucha en demanda de sus territorios, codiciados por madereros y cazadores furtivos.
Hoy quedan solo 400 Maijunas, que habitan las aldeas de Puerto Huamán, San Pedro de Totoya, Nueva Vida y Sucusari-Orejones. En 2012, la creación por parte del gobierno de Loreto de una extensa área de conservación otorgó a los Maijunas la oportunidad de hacer escuchar su voz por primera vez, informó la OIT.
El objetivo de esa área es evitar que los cazadores diezmen la fauna local –sobre todo los tapires–, que los madereros acaben con los árboles y que los pescadores contaminen los ríos.
En un proceso de consulta sin precedentes, los líderes Maijuna se reunieron en julio último en Puerto Huamán (a cuatro horas en barco desde Iquitos, capital de Loreto) para discutir temas relacionados con el área de conservación, con la participación de representantes de los gobiernos regional y nacional y de la OIT.
El encuentro posibilitó por primera vez que la ley nacional sobre el Derecho de Consulta, aprobada por el Parlamento de Perú en septiembre de 2011, se pusiera efectivamente en práctica. A partir de ahora, los Maijunas tendrán el derecho de expresar sus opiniones sobre la gestión del área protegida. “Es un hito para los pueblos indígenas de Perú y el resultado de su extensa y constante batalla”, dijo Oseas Barbarán, titular de la Confederación de las Nacionalidades Amazónicas de Perú (CONAP).
Hace cuarenta años, los Maijunas no eran autorizados siquiera a concurrir a la escuela y solo tomaron conciencia de sus derechos fundamentales durante la última década.
Privados de su legado, perdieron parte de su identidad, ya que los niños solo hablan español, no la lengua nativa, en tanto muchos no conocen historias y canciones tradicionales, por lo que la protección de su tierra procura detener su decadencia cultural.
Iván Lanegra, profesor universitario y ex viceministro de la Interculturalidad, señaló que el proceso de consulta es sólo el comienzo y se trata de “un enorme desafío para el gobierno porque, por sí solo, no es suficiente, ya que debe ser acompañado dedecisiones políticas a largo plazo a fin de garantizar que el Ejecutivo aborde las necesidades de los pueblos indígenas”.
“La OIT, a través de su programa para promover el Convenio 169 -activo en la región desde 2009- trabaja con las autoridades peruanas para introducir la nueva Ley sobre el Derecho de Consulta y su reglamento y continuará colaborando con el gobierno para que se implemente la norma, ofreciendo asistencia técnica y formación a funcionarios y a los líderes de la comunidad”, explicó Liliam Landeo, coordinadora nacional para Sudamérica de la iniciativa.
El Día Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo, que invita a honrar tratados, acuerdos y otros convenios constructivos, impone reseñar el papel fundamental que instrumentos como el 169 de la OIT pueden desempeñar para proteger y promover los derechos de los pueblos indígenas y tribales y para determinar garantías legales para la inversión privada, agregó.
Los instrumentos de la OIT establecen el principio de que las culturas, maneras de vivir, tradiciones y leyes consuetudinarias de esos pueblos tienen gran valor y deben ser respetadas y protegidas, y que las comunidades deben definir sus prioridades.
Hay más de 370 millones de indígenas autoidentificados en unos 70 países y en América Latina más de 400 grupos, cada uno con una lengua y cultura diferentes, aunque la mayor concentración de pueblos indígenas está en Asia y el Pacífico, con 70 por ciento.