PROTEGEN INMUEBLES DE VALOR PATRIMONIAL

La Legislatura de la Ciudad sancionó hoy varias leyes que establecen la protección cautelar o estructural de inmuebles con valor histórico y arquitectónico. Todas las normas habían recibido aprobación inicial y tratamiento en respectivas Audiencias Públicas y abarca a los siguientes edificios:

Obras del arquitecto Alejandro Bustillo
El Cuerpo legislativo porteño catalogó con nivel de protección estructural o cautelar una serie de obras del arquitecto Alejandro Bustillo, entre ellas las construidas en la Av. Roque Sáenz Peña 721/25, 812, Maipú 170, Tte. General Perón 730, Av. Santa Fe 1748/52/56 y Av. Del Libertador 1473. La iniciativa presentada por la diputada Marta Varela (PRO) menciona en sus fundamentos que algunas obras monumentales construidas por Bustillo en Buenos Aires como “el Banco de la Nación Argentina, el Hotel Continental, las residencias que actualmente ocupan las embajadas de Bélgica y del Perú, edificios para la Administración Pública, sedes bancarias, grandes residencias e importantes edificios de renta son el legado que enriqueció a la ciudad de Buenos Aires, otorgándole un rasgo de elegancia, calidad, sobria monumentalidad y distinción, expresando en sus edificios la voluntad de esta comunidad de emular sus orígenes europeos neo clásicos pero modelando un carácter propio para estas latitudes”.

Pabellones de los Hospitales Moyano y Borda
Recibieron la misma catalogación (con la abstención en la votación del Bloque PRO) varios pabellones de los Hospitales Moyano y Borda estableciéndose además la protección ambiental del segundo. La norma dispone que se respete la morfología y el diseño paisajístico del conjunto formado por los edificios y la forestación existente en el predio. Entre los considerandos del despacho originado en un proyecto de la diputada (MC) Teresa de Anchorena, se explica que dichos establecimientos fueron los primeros hospitales psiquiátricos de la Ciudad y que el proyecto general de construcción fue desarrollado por el Dr. Ventura Bosch, quien tomó el modelo de los hospitales franceses, y finalizó a fines del siglo XIX. “A pesar del paso del tiempo y de la falta de mantenimiento, los principales pabellones de ambos hospitales, cuya catalogación se propone, siguen en pleno funcionamiento, están en buenas condiciones y mantienen inalteradas sus características arquitectónicas. El conjunto de estos edificios y de los amplios espacios parquizados de gran calidad ambiental, constituyen uno de los ámbitos de mayor valor patrimonial de la Ciudad”.

Hospital Muñiz
Otra ley sancionada protege en el mismo sentido a un grupo de edificios correspondientes al Hospital Muñiz, que recibieron también protección ambiental, por lo que deberá respetarse la forestación, topología, trazados, monumentos, edificios, etc. Las iniciativas en este sentido fueron presentadas por las diputadas (MC) Teresa de Anchorena, Verónica Gómez y el diputado Julián D´Angelo (Bloque Socialista). “Creado en 1882 como “Casa de aislamiento”, es, desde entonces, una de las instituciones sanitarias más importantes del país, prestando desde hace más de 100 años asistencia pública a miles de pacientes”, se indica entre los fundamentos del proyecto aprobado.

Mercados de Abastecimiento
Varios inmuebles que funcionan como mercados de abastecimiento de la Ciudad, fueron catalogados también a propuesta del diputado Patricio Di Stefano (PRO). Son los ubicados en las calles Del Barco de Centenera 101, Av. Rivadavia 5430, Vicente López 1652 (los tres con nivel de protección Estructural) y Juncal 1173 (protección cautelar). Se sostiene en los fundamentos que “entre fines del siglo XIX y a lo largo del siglo pasado estos centros comerciales constituyeron nudos de intercambio dentro de la Ciudad, al tiempo que se posicionaron como puntos de referencia en cada uno de los barrios” y que “si bien con el paso del tiempo la figura del Mercado de Abastecimiento como centro proveedor de alimentos quedó relegada, en la actualidad existen muchos de ellos que a pesar de su pérdida de protagonismo siguen funcionando”.

“Hotel Particulier” y “Petit Hotel” de Recoleta y Retiro
Impulsada por la mencionada diputada mandato cumplido Teresa de Anchorena, el Cuerpo votó favorablemente la protección cautelar y estructural de una serie de inmuebles pertenecientes a las tipologías “Hotel Particulier” y “Petit Hotel” de los barrios de Recoleta y Retiro. Entre los fundamentos se destaca que “debido al auge de la construcción, se ha demolido un número considerable de exponentes de esta tipología, algunos de ellos de gran valor patrimonial, como el de la casa de remates Roldán, con la consecuente pérdida que esto genera en la identidad de la zona y de la ciudad en su conjunto” y que “entendiendo que estas tipologías merecen ser reconocidas en sí mismas, que proponemos la catalogación de sus ejemplos más significativos. Entre los edificios propuestos se encuentran algunos representativos por sus características formales y constructivas sobresalientes, otros por ser obra de profesionales de reconocida trayectoria y otros que, aunque más modestos, contribuyen a definir el carácter del área en que se emplazan y están presentes en la memoria de sus habitantes”.

Salón Milonga
El Cuerpo sancionó otra ley, iniciativa del diputado Juan Cabandié (Encuentro Popular para la Victoria) y las diputadas Silvina Pedreira (Peronista) e Inés Urdapilleta (MC), que modifica el Código de Planeamiento Urbano quitando para el “Salón Milonga” el requisito de realizar un estudio de impacto ambiental previo a iniciar el trámite de habilitación correspondiente a la actividad, y manteniéndolo para los salones que se encuentren en los distritos residenciales de baja densidad de la Ciudad.

Pasaje Butteler: distrito de protección histórica
En tanto, el polígono delimitado por los ejes de las Avenidas Cobo y La Plata y de las calles Zelarrayán y Senillosa fueron afectadas al Distrito Área de Protección Histórica 26 “Pasaje Butteler”. En los fundamentos de la ley votada a propuesta del Poder Ejecutivo se indica que “el área posee valor urbanístico por ser un fragmento urbano indisoluble integrado en el tejido de la ciudad, conformado por una manzana a la que se penetra por calles en diagonal, las cuales convergen en un corazón que se libera al uso público en forma de pequeña plazoleta”. También se argumenta que “el valor histórico del sector se remonta a que cronológicamente es el segundo barrio construido, por iniciativa municipal, para “casas para obreros” en un terreno donado a tal fin por la Señora Azucena Butteler en 1907”.