PALACIO ESTRUGAMOU

El Palacio Estrugamou, ubicado en la intersección de las calles Juncal y Esmeralda, en el Barrio de Recoleta, es un hito en la arquitectura de la ciudad de Buenos Aires de principios de siglo XX. Su construcción fue encargada por Alejandro Estrugamou, hijo de vascos-franceses como un edificio de renta (como se denominaba a los edificios residenciales de alquiler) y proyectado por los Arquitectos franceses August Huggie y Eduardo Sauze, fue construido en el año 1924 bajo los lineamientos estilísticos propios del academicismo, aunque con criterios eclécticos influenciados por las tendencias del segundo imperio.
Si bien fue proyectado como casa de rentas, presenta el esquema funcional de los palacios renacentistas, respetando los criterios compositivos clásicos, con un basamento almohadillado en dos niveles, un desarrollo que ocupa tres plantas, realzado por pilastras ciclópeas y un cornisamiento perimetral, que define el límite superior con otros dos niveles que sirven de transición al remate final de la mansarda, donde se destacan ventanas tipo buhardilla, que mantienen el ritmo y la modulación del conjunto. Funcionalmente responde también a este criterio, ubicándose en el subsuelo las cocheras y depósitos, por encima cuatro cuerpos con las unidades de vivienda, y en el sector superior, ocupando el espacio de la mansarda se encuentran las dependencias del servicio de todos los departamentos.
Volumétricamente el edificio se encuentra conformado por cuatro cuerpos atravesados por una gran “cour”, con destacados portones de hierro, donde se ubica en el espacio central del patio, una copia de la “Victoria Alada de Samotracia”, réplica de la existente en el “Louvre de París”; también cuenta con una gran estatua de mármol donada por el ex Presidente argentino Marcelo T. de Alvear, quién también residió en el edificio. Frontones curvos con pilastras y pórticos tetrástilos jerarquizan las entradas principales, junto con volúmenes de mansardas, que recubiertos por tejuelas de pizarras negras, sobresalen del plano compositivo, presentando mayor altura y que se encuentran flanqueados por los fustes prismáticos de las chimeneas.
Este edificio que fue construido con materiales importados de Francia, y se observan ambientes de generosas dimensiones, destacándose detalles suntuosos, como pisos de mármol, herrajes de bronce decorados y solados de roble de Eslavonia.
Cuando finalizala Gran Guerra, Buenos Aires atraviesa un período de prosperidad. Entre los años 1880 y 1930, se produce una época de crecimiento demográfico. En los barrios donde se ubicaba la población de mayor poder adquisitivo se producía el avance de las nuevas construcciones, de gran exclusividad para los sectores más altos de la sociedad porteña, dando como resultado importantes consecuencias en el mercado de la vivienda y en el tejido urbano. Durante la década de 1930, la ciudad creció en altura, con la proliferación de edificios de departamentos. Estas viviendas fueron reemplazando gradualmente a las antiguas casas de patios de las familias tradicionales.La fachada presenta un alto valor expresivo, dejando traslucir un importante valor arquitectónico, destacándose por sus características tipológicas, la calidad de estilo, composición, y el uso de materiales nobles.
Desde un aspecto histórico, una de las personalidades más destacadas que residieron en el inmueble fue Marcelo T. de Alvear y su señora Regina Pacini, quien fuera Presidente de la República Argentina entre 1922 y 1928; su mujer, reconocida cantante de ópera, fue fundadora de la Casa del Teatro.

Por interés de los residentes del inmueble, la diputada Diana Martinez Fernandez Barrios ha presentado un proyecto de ley para que se catalogue este edificio con el nivel de Nivel de Protección “Estructural”.