NO SABE, NO CONTESTA

En un comunicado de prensa, el Observatorio de Derechos Humanos de la Ciudad (ODH) fustigó “el desinterés y negligencia del Gobierno de la Ciudad sobre la situación de vulnerabilidad en que viven los habitantes de las villas porteñas.
“Esta situación ha provocado muertes evitables” señala la misiva y añade “proecupa el desconocimiento por parte del Jefe de Gabinete porteño y precandidato a Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, de la muerte de un niño de 13 años en el Barrio Rodrigo Bueno, como consecuencia de la deficiente situación habitacional y la falta de políticas públicas a cargo de su gobierno”.
El 8 de marzo, Gastón, un niño que con su familia en ese asentamiento, murió al caer en un pozo ciego de una de las calles del Barrio, que carece de red de cloacal. La ambulancia tardó 40 minutos en llegar para asistirlo. El terrible hecho cobró estado público y desde el ODH se cursó un pedido de informes al GCBA conforme a la Ley Nº 140.
De la respuesta recibida por el ODH ante el pedido de informes realizado surgen varios datos preocupantes:
Por ejemplo, el GCBA informa que se ha provisto de camiones atmosféricos y cisternas, pero no se han construido cloacas, ni se encuentran proyectadas. Por otro lado, afirma que mantienen el acceso al barrio por calle de tierra, lo que da cuenta de la falta de obras de asfaltado ni la proyección de las mismas. Pero lo más alarmante es que se informa que la reconstrucción de viviendas hechas por la Unidad de Gestión de Intervención Social (UGIS) en 2013 fue de siete casas, y en 2014 fue sólo de una.
Es decir, un descenso notable, dejando en evidencia que no existen medidas adoptadas para garantizar el derecho a la vivienda digna y al espacio público seguro de las personas que habitan en el barrio Rodrigo Bueno.
Mientras tanto, el Jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, frente a la pregunta de la periodista María O’Donell en Radio Continental sobre el caso de la muerte de Gastón manifestó su absoluto desconocimiento del hecho al responder que “no conoce el caso”.
Esto muestra el profundo desinterés de Rodríguez Larreta sobre la situación en las villas y corrobora la negligencia y la falta de responsabilidad con la que actúan los funcionarios que deben solucionar los problemas habitacionales en la Ciudad.