NANO. FOTOGRAFIA EMERGENTE

Con 40 mil seguidores en Facebook y una presencia vital en las redes sociales, el “Nano Festival de Fotografía” abre sus puertas a una nueva edición desde hoy y hasta el domingo próximo en el  espacio FoLa, donde se exhibirán imágenes de artistas emergentes, habrá debates y proyecciones con la intención de “favorecer el desarrollo artístico a nivel profesional”, dijo Daniel Merle, uno de sus fundadores.
La sexta edición de esta usina de talentos recalará por segundo año consecutivo en el primer museo dedicado a la fotografía latinoamericana, que durante cuatro días estará enfocado a la gestión cultural y hacer de puente para aquellos que quieren dedicarse profesionalmente a la disciplina pero muchas veces no tienen las herramientas o no saben cómo acceder.
Con la filosofía de que la fotografía tiene “una función crítica”, el Nano Festival busca “desarrollar contenidos” para todo público y “al mismo tiempo encontrar dentro de esa gran cantidad de propuestas a aquellos que quieren hacerlo como autores”, dice Merle, miembro fundador del proyecto.
La misión, dice, “es favorecer el desarrollo de la fotografía artística a niveles profesionales, de alta exigencia”, y para ello trabajan todo el año con mucha presencia en las redes sociales, desde donde convocan a los artistas a presentar trabajos que después son seleccionados para integrar el evento. En esta edición se eligieron 100 imágenes.
“Lo que hacemos es darle una pared a aquellos artistas que todavía no han logrado exhibir una muestra individual en un lugar público. Y lo hacemos con un trabajo de curaduría, con criterios museológicos. Un fotógrafo es considerado un artista cuando puede hacer su primera muestra individual y este primer escalón es muy difícil de lograr”, explica el fotógrafo.
Con ese espíritu, el festival fundado junto a Fernando de la Orden, Manuel Fernández y Mateo Heras exhibirá muestras colectivas e individuales, habrá visitas guiadas y un debate (sábado a las 18) para reflexionar sobre los límites del campo artístico en cuanto a citas, plagio y apropiación.
También se sucederán proyecciones de jóvenes autores sobre sus procesos creativos, tales como Melisa Scarcella, Lorena Fernández, Marcela Cabezas Hilb, Mario Guzmán, Tomás Rawski, Arenadocumenta, Tomás Rawski y Francisco Medail.
Además, se expondrá una muestra homenaje al estadounidense Garry Winogrand resultado de una convocatoria inspirada en “su legendario libro `Las mujeres son hermosas`, que reflejaba no sólo la belleza sino el momento político a fines de los 60, con los movimientos sociales y la lucha por sus derechos; proponiendo una mirada muy interesante con una carga que habla mucho sobre lo que ocurre acá”, adelanta Merle.
En esta apuesta por la búsqueda de talentos, el Nano Festival acercará al público dos muestras de autores emergentes.
Se trata de un registro de Henrik Malmström, finés residente en Buenos Aires, sobre residuos que los cartoneros utilizan para mantener abierta la puerta del container; y un trabajo autobiográfico de Ariadna Lasser con “una impronta callejera al estilo de los fotógrafos contemporáneos japoneses”, dice Merle.
Una de nota de color de esta edición la dará el coleccionismo con una exposición curada por el colectivo La Incubadora, que tiene como propósito “promover el coleccionismo entre artistas a bajo costo o trueque” porque “supone la posibilidad de compra y eso fomenta la actividad creativa, es una manera de seguir viviendo de lo que uno le gusta”.
Por esa razón, en esta edición incorporarán como novedad la venta de las obras exhibidas. También crearán dos premios adquisición, uno de FoLa y otro de FotoDoc entre las imágenes que integran el festival: “Son premios simbólicos que buscan impulsar la participación”, concluye Merle.
El Nano Festival se desarrolla en la galería Fola, ubicada en Godoy Cruz 2620, del barrio  de Palermo, con entrada libre y gratuita aunque con inscripción previa en la página web www.nanofotofest.com.ar, donde también se detalla la programación diaria.