MIÉRCOLES DE BAFICI

El miércoles próximo comienza una nueva edición del Buenos Aires Festival de Cine Independiente (Bafici), que se extenderá hasta el 24 de abril, y fuera de las esperadas competencias oficiales, ofrece una variado abanico de focos y homenajes que para muchos curiosos y revisionistas son el plato fuerte cinéfilo.
Más allá de las varias competencias internacionales o nacionales que incluye cada Bafici, el festival permite descubrir o reveer obras de directores o figuras que merecen la atención del público cinéfilo en pantalla grande y en copias muchas veces actualizadas, muchas de las cuales nunca fueron proyectadas aquí.
Del cine nacional se verán un corto y los dos únicos largometrajes de Fabian Bielinsky, que son “La espera” (1983), según un relato de Jorge Luis Borges, “Nueve reinas” (2001) y “El aura” (2006), los dos con Ricardo Darín, filmes que advirtieron la llegada a nuestro cine de un gran cineasta y lo consagraron carrera interrumpida por un infarto fatal en 2006, cuando tenía 47 años.
También nacionales son los homenajes a dos de las más prominentes figuras que ha dado la historia del cine argentino, como lo son Mirtha Legrand, que acredita una larga y meritoria carrera cinematográfica pero hace medio siglo alejada de la pantalla grande, y Graciela Borges, cuya carrera comenzó su trayectria cuando la de la otra diva terminaba, de las que se verán dos largometrajes de cada una.
De Mirtha Legrand, que hace rato se convirtió en estrella de la TV como conductora de almuerzos o cenas con invitados del mundo de la farándula, la cultura, la ciencia y la política, se verán “Pasaporte a Río” (1948), de Daniel Tinayre, junto a Arturo de Cordova, y “Esposa último modelo” (1950), de Carlos Schliepper, donde comparte protagónico con Angel Magaña.
De Graciela Borges, que sigue en plena actividad en el mundo del cine que siempre fue su lugar y forma parte del jurado internacional de la sección competitiva oficial, se repondrán “El dependiente” (1969), de Leopoldo Torre Nilsson y “La ciénaga” (2000), de Lucrecia Martel, de un total de medio centenar de aportes al mejor cine nacional.
Otra actriz homenajeada es Nastassja Kinski, de quien se verán “Tess” (1979), que dirigió Roman Polanskim quien entonces era su pareja en la vida real y le dió el primer espaldarazo en su carrera al darle el papel protagonista de la historia escrita por William Thackeray, y “París, Texas” (1984), de Win Wenders, otra de las grandes performances de la actriz.
De los Estados Unidos llegará estará por primera vez en Argentina Pewter Bogdanovich, un grande del cine de la década del 70 que sigue trabajando y que, además, él mismo es un cinéfilo, creador de varios de los más valiosos títulos de su país, que hoy son objeto de culto para los amantes del séptimo arte.
El listado incluye obras como “Miralos morir” (1968), con Boris Karloff, “La última película” (1971), “Qué pasa, doctor?” (1972), “Luna de papel” (1973), con Ryan y Tatum O’Neil, “Tom Petty and The Heartbrfeakers: Runnin’Down a Dream” (2007), “One Day Since Yesterday: Peter Bogdanovich & the American Lost Film” (2014) y “Terapia en Broadway” (2014).
Otra de las grandes visitas será la del compositor Michel Legrand, que además de ofrecer un concierto en el Teatro Colón interpretando con la Orquesta Sinfónica Nacional temas de su vasta producción para cine, con cerca de 200 partituras para Joseph Losey, Robert Altman y Robert Mulligan, entre otros, presentará dos de esos títulos.
“Sociedad para el crimen” (1968), que no es otra que la primera versión de “El affaire de Thomas Crown”, de Norman Jewison, en esta muestra presentada como “El caso Thomas Crown”, con el famoso tema “Los molinos de tu pensamiento” y “Los paraguas de Cherburgo” (1964), de Jacques Demy, un musical con Catherine Deneuve y Nino Castelnuovo.
Rick Alverson un cineasta estadounidense nacido en Virginia, que tiene su propia banda musical, Spokane, y que tendrá su lugar en el Bafici con obras aquí desconocidas que abordan el tema de la soledad, como “The Builder” (2010); “New Jerusalem” (2012), “The Comedy” (2012) y “Entertainment” (2015).
También se rescata a Bob Byngton, con sus películas ambientadas en Austin, Texas, historias acerca de diversos personajes que muestran su insatisfacción a partir de reacciones fuertes, como ocurre en “RSO (Registered Sex Offender)” (2008), “Harmony and Me” (2009); “Somebody There Likes Me” (2012), y “7 Chinese Brothers” (2015).
De la transgresora francesa Lucile Hadzihalilovic, esposa del cineasta argentino radicado en Francia Gaspar Noé, obsesionada con momentos de transición en entre la niñez y la juventud. se verán sus tres obras hasta hoy, las tres de culto, su ópera prima “La bouche de Jean Pierre” (1996), “Inocencia” (2004), con Marion Cotillard, sobre el relato “Mine-Haha”, de Frank Wedekind, y “Evolution”, que compitió en el último Festival de San Sebastián.
Paulo Branco es un productor portugués caracterizado por el nivel de los cineastas a los que viene respaldando y que en otras oportunidades han tenido su participación en anteriores ediciones del Bafici, y de quien en esta oportunidad ser verán “El estado de las cosas” (1986), de Wim Wenders; “Los caníbales” (1988), de Manoel de Oliveira; “Huesos” (1997), de Pedro Costa; “Las bodas de Dios” (1999), de Joao Cesar Monteiro; “Conbate de amor en sueño” (2000), de Raoul Ruiz, y “Mañana nos mudamos” (2004), de Chantal Ackerman.
También con el sello de Branco se verán sus últimas producciones, “Cosmos” (2015), la última de la filmografía del polaco Andrzej Zulawski, fallecido en febrero último, según una novela policial de Vitold Gombrowicz; “El astrágalo” (2015), de Brigitte Sy, y la última, por ahora, del productor titulada “Posto Avancado do Progresso” (2016), de Hugo Veira da Silva.
Finalmente, el videoartista californiano Matthew Barney presentará el Ciclo Cinemaster, conformado por cinco películas, extravagantes, no secuenciales, seleccionadas por el autor, que se verán por primera vez en la Fundación Proa, cuyas duraciones van de la hora a las tres horas.