MÁS PATRIMONIO

La Legislatura dio sanción definitiva  a tres leyes de doble lectura mediante las cuales un grupo de inmuebles fueron catalogados con la finalidad de protegerlos. Las normas habían sido discutidas en primera lectura y en las Audiencias Públicas correspondientes.

Se trata, en primer lugar, del inmueble ubicado en Juncal 1319, construido en 1918 por el arquitecto francés Luis Martín para el Sr. Lino Landajo. Ligado estilísticamente al Segundo Imperio y la Tercera República Francesa, este edificio es sólo comparable con el Palacio de La Prensa -actual Casa de la Cultura de la Ciudad de Buenos Aires-, el Palacio Ortiz Basualdo -actual embajada de Francia- y el Palacio Pereda. La catalogación con Nivel de Protección “Cautelar” fue impulsada por el diputado Avelino Tamargo (PRO).

Los otros inmuebles catalogados con niveles de protección Estructural y Cautelar se localizan en su mayoría en la avenida Pedro de Mendoza en el sector de Vuelta de Rocha, quedando sin efecto el antiguo proyecto del ensanche entre Necochea e Irala. La medida incluye al Teatro de la Ribera, la Escuela Museo Pedro de Mendoza, la Escuela de Artes Gráficas y el Hospital de Odontología Infantil, viviendas y comercios, entre otras construcciones. También por impulso de la diputada (MC) Teresa De Anchorena, se dio protección Estructural a la casa de Suipacha 50, ubicada en el barrio de San Nicolás, uno de los últimos exponentes realmente genuinos de la tipología conocida como “casa de medio patio”, de larga tradición en la ciudad.

Además, se declaró Sitio de Interés Cultural de la Ciudad al “Café Margot” -en la intersección de Boedo y pasaje San Ignacio- por iniciativa del diputado Julián D’Angelo (Partido Socialista). El edificio fue inaugurado en 1904 y hasta 1993 los distintos comercios que allí funcionaron realizaron algunas reformas edilicias pero sin eliminar el estilo original. En ese año Pablo Durán se encargó de restaurar el edificio y “comenzó a forjar a través de los años ese clima que hoy ofrece el café Margot”, se señala en los fundamentos. La actividad cultural de este espacio se enlaza con la de otros tres bares notables: La Poesía, El Federal y el bar de Cao, que se reúnen bajo el nombre de “Los Notables”.

Banda Sinfónica de la Ciudad, Patrimonio Cultural

La Banda Sinfónica de la Ciudad y el archivo de partituras que posee fueron declarados hoy, con la presencia en el recinto de sus músicos, Bienes Integrantes del Patrimonio Cultural de la Ciudad de Buenos Aires. Impulsado por el diputado socialista Julián D’Angelo, el proyecto explica en sus fundamentos que los fondos documentales están integrados por 1500 partituras únicas, obras de autores argentinos académicos y de música popular, algunas de ellas con los arreglos que realizaron los maestros José María Castro y Pascual Grisolía.

La Banda fue creada en 1910 por el maestro Antonio Malvagni, un músico italiano de reconocidos antecedentes y especializado en la organización y dirección de bandas, en el marco de los festejos del primer Centenario de la Revolución de Mayo. Hizo su debut el 14 de mayo de 1910 en el Teatro Colón y, a partir de ese momento, comenzó a desarrollar su actividad artística hasta nuestros días.