MÁS DEUDA

En la sesión ordinaria de ayer jueves 8 de septiembre el Cuerpo Legislativo, autorizó un nuevo empréstito por 500 millones de dólares al Ejecutivo Porteño. Según el Jefe de Gobierno destinará este monto a la renovación de vencimientos de la deuda y a la realización de inversiones en infraestructura

Con 34 votos a favor, 19 negativos y tres abstenciones, los diputados sancionaron una ley, de autoría del Jefe de Gobierno, que autoriza al Ejecutivo local a contraer un empréstito público por 500 millones de dólares. Los bloques PRO, Encuentro Porteño (Diego Kravetz y Raúl Fernández), Partido Socialista, Unión Federal y parte de la Coalición Cívica aprobaron la norma. En tanto votaron en contra los diputados de Encuentro Popular para la Victoria, Diálogo por Buenos Aires, Proyecto Sur, Peronista, Nuevo Encuentro (Gabriela Cerruti y Gonzalo Ruanova), Igualdad Social (Martín Hourest), SI (Delia Bisutti), MST (Marcelo Parrilli), alguno de los cuales habían firmado un despacho de minoría solicitando la vuelta a Comisión del expediente para el estudio de una reducción en el monto del empréstito en función de las necesidades reales de financiamiento del Gobierno de la Ciudad. Se abstuvieron Sergio Abrevaya, Rocío Sánchez Andía y Diana Maffía, de la Coalición Cívica.

La ley establece que se destine el producido de la emisión de los Títulos hasta la suma de trescientos millones de dólares estadounidenses o su equivalente en pesos, otra u otras monedas a la renovación de vencimientos de la deuda y hasta la suma de doscientos millones de dólares estadounidenses o su equivalente en pesos, otra u otras monedas a la realización de inversiones en infraestructura a realizarse bajo la órbita de varios Ministerios. Estos corresponderían a los gastos de capital previstos en el presupuesto vigente y/o el que lo reemplace en el futuro.

El empréstito deberá ser emitido en dólares estadounidenses en otra u otras monedas que se determine al momento de la fijación del rendimiento de los Títulos; con un plazo entre un mínimo de cinco años y un máximo de quince años a partir de la fecha de su emisión; con un precio de emisión de valor nominal o con descuento o prima respecto de su valor nominal; con una tasa de interés que podrá ser fija o variable, con pagos de interés trimestrales, semestrales o anuales.

Como miembro informante de la Comisión de Presupuesto y del bloque PRO, fundamentó la iniciativa la diputada Karina Spalla, quien sostuvo que “al asumir la gestión el actual Jefe de Gobierno tuvo que pagar deuda contraída anteriormente y durante los dos primeros años de su Gobierno, la Ciudad se vio impedida de acceder al mercado de capitales”.

Asimismo, la legisladora sostuvo que la Ciudad ha tenido hasta el momento un “manejo prudente de las finanzas de la Ciudad plasmado en obras y servicios que beneficiaron a los vecinos”. En tanto, agregó que la ley de Presupuesto para el ejercicio 2011, en su artículo 11, faculta a realizar operaciones de empréstito. Finalmente, afirmó que el préstamo será utilizado para “obras en villas, viviendas, para la recuperación de conventillos, obras del arroyo Maldonado y Vega, vías de tránsito vehicular, entre las más importantes”.

 Los diputados Martín Hourest (Igualdad Social), Jorge Selser (Proyecto Sur), Eduardo Epszteyn y Aníbal Ibarra (Diálogo por Buenos Aires), Gonzalo Ruanova (Nuevo Encuentro), Juan Cabandié y María José Lubertino (Encuentro Popular para la Victoria), en representación de sus bloques, que votaron en contra, fundamentaron su posición al sostener que está destinado a  “financiar gasto de capital cuya ejecución, apenas supera el 20%”. En este sentido, explicaban en los considerandos del dictamen de minoría que “el listado de obras presentado por el Poder Ejecutivo incluye obras cuya ejecución es extremadamente baja para el segundo trimestre: Infraestructura Escolar 28%, Infraestructura y equipamiento del Ministerio de Salud 9%, Instituto de la Vivienda de la Ciudad 17%, Plan Integral de educación digital 1%”. Además sostuvieron quienes se opusieron al bono que: “este puede resultar excesivamente oneroso para la Ciudad”, que “la recaudación tributaria podría evolucionar por encima de lo esperado”; y finalmente que “en el marco de crecimiento económico sostenido que se ha dado en los últimos años en nuestro país y que ha redundado en una mejora de los indicadores de endeudamiento a nivel nacional, la Ciudad apostó durante la gestión del actual Jefe de Gobierno por el camino inverso: la deuda de la Ciudad de Buenos Aires viene creciendo y en dólares es casi el doble que lo heredado”.

 Al cierre del debate el presidente de la Comisión de Presupuesto, diputado Álvaro González (PRO), sostuvo que en los discursos de los diputados que lo precedieron “se vio una estigmatización del endeudamiento” ,y en referencia a este punto, hizo algunas apreciaciones entre las que subrayó que este Gobierno ha “cancelado deuda por 3000 millones de pesos contraída en otras administraciones”. En cuanto a la discusión por el Presupuesto 2012, adelantó que se dará con alguna propuesta de reforma fiscal. Además sugirió que se cree “una comisión integrada especialmente con los diputados del bloque K para conseguir un crédito de 2000 millones de pesos como otorgó el Banco Central con una tasa Libor menos un punto”. Finalmente, negó que “esta administración haya generado un sobreendeudamiento”.