MARCHA PARA FRENAR EL METROBUS

Centenares de vecinos, agrupaciones sociales y políticas, legisladores y urbanistas protestaron contra “la tala masiva e indiscriminada” de árboles que el gobierno de la Ciudad realiza sobre la avenida 9 de julio para construir allí la traza por donde circulará el Metrobus.

“Esta obra está mal desde el origen porque es una reforma a algo que ya existía”, dijo el arquitecto y urbanista Rodolfo Livingston durante la protesta que tuvo lugar en la esquina de Hipólito Yrigoyen y avenida 9 de julio.

Rodeado por las máquinas viales que el gobierno porteño dejó para continuar con las obras, el profesional aseguró que “cuando quiero reformar algo que ya existe lo primero que hago es consultar a la familia para saber qué es lo que quiere y necesita. Acá no consultaron a ningún vecino”, precisó.

El gobierno porteño decidió construir carriles exclusivos para el transporte público sobre la avenida 9 de Julio, entre los barrios de Constitución y la zona de Retiro, con el propósito de “achicar el tiempo de traslado” hacia el microcentro porteño y eliminar así la proliferación de automóviles.

Para ello lleva talados unas 200 especies arbóreas que rodean la avenida 9 de julio, mientras que las organizaciones vecinales estiman que se quitarán otras 300, al tiempo que se planifica reducir la Plaza de la República, situada en torno al Obelisco, para que paseen las unidades de transporte público.

Nidia Marinaro, de Propuesta Area Metropolitana Buenos Aires (Proamba), aseguró que Macri “está desfigurando la postal más importante que tenemos los porteños, el daño ambiental que produce con la tala de árboles es irrecuperable”.

Explicó además que los árboles “no pueden ser trasplantados a otro sector” -tal como figura en la propuesta original del gobierno porteño-, ya que “en este época del año y con las altas temperaturas ninguna planta soportaría ser trasladada, menos la especies añejas”.

La legisladora María Elena Naddeo consideró que el proyecto “pasó por encima de todo el proceso democrático de la Ciudad porque la ley sancionada en el 2008 dejaba en claro que cualquier obra para el Metrobus debía ser aprobada por la Legislatura y este expediente nunca lo vimos”

Naddeo destacó, además, que “hay un amparo presentado por ex legisladores, a los que muchas organizaciones barriales y políticas estamos adhiriendo, lamentablemente esta obra que debería haber pasado por la Legislatura, terminará en los estrados judiciales”.

La legisladora Gabriela Alegre aseguró que este daño al patrimonio de la ciudad de Buenos Aires “no tiene otro fin que las necesidades electorales de Macri, porque lo que está claro es que esta obra no tiene otro destino que apuntalar las apariciones electorales del jefe de gobierno”.

El 6 deniviembre pasado se realizó una audiencia pública no vinculante, donde muchos vecinos dejaron en claro su postura de rechazo a la obra por motivos ambientales y urbanísticos.

 Raúl, del barrio de Barracas, opinó: “no entiendo que quieren hacer acá, rompieron todo para poner un Metrobus que tiene un recorrido que todos hacemos en subte. Me parece que pensaron más  en el negocio que podían hacer que en la necesidad de la obra”.

En tanto, Susana, de San Telmo, expresó que “este era un pulmón verde muy importante para la ciudad, muchas personas vienen para descansar o hacer una pausa para almorzar. Me parece un horror jurídico lo que está haciendo Macri”.

En la manifestación estuvieron asociaciones vecinales y políticas como la Corriente Nacional de la Militancia, el Comedor Los Pibes de la Boca, Proamba y la agrupación “La Grupa” de San Telmo, entre otras.

En tanto, el jefe de Gabinete porteño, Horario Rodríguez Larreta,  rechazó las críticas contra la instalación del Metrobus sobre la Avenida 9 de Julio: “Es entendible que durante la obra haya dudas. Los árboles están, en muchos casos se han corrido unos metros; están trasplantados”.

Larreta replicó los planteos de quienes denuncian que por el Metrobus se quitan los árboles de la 9 de Julio y aclaró que esas plantas fueron reubicadas unos metros y que “al final vamos a plantar 500 más”, y agregó: “Todo esto lo hizo el mayor experto en la Argentina que participa personalmente en cada trasplante. La gran mayoría de los árboles se mueven dentro de la 9 de Julio”. Se refería a Francisco Inomata, Licenciado en Geología que supo tener un viverollamado Khol y Ullman en el barrio de Belgrano. Más tarde, junto a un familiar, conforamron la empresa INEVAR  SRL con un capital social de $12.ooo  según publica el Boletín Oficial de la República Argentina Número 32.15218 de mayo de 2011. Lo que hace suponer que esta empresa es la que estaría llevando a cabo la poda y trasplate de árboles en pleno verano.