MARCHA EN EL OBELISCO POR LA MUERTE DE ISMAEL SOSA

Organizaciones sociales, políticas, centros de estudiantes, familiares y amigos de Ismael Sosa, el joven seguidor del grupo musical La Renga que apareció muerto en el lago de Embalse de Río Tercero, Córdoba, tras un recital, se concentraron en el Obelisco para pedir “justicia” y que “cesen los abusos de las fuerzas policiales”.
“Reclamamos justicia por Ismael, que estuvo cuatro días desaparecido después del recital de La Renga. Las últimas personas que lo vieron dijeron que la policía se lo llevó a los golpes, y todos los pibes que estaban ahí denunciaron abuso policial”, dijo el legislador porteño Patricio del Corro, del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), quien marchaba desde el Obelisco hasta la Casa de Córdoba junto a cientos de personas.
Del Corro precisó que la legisladora del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) en el FIT, Laura Vilches, “pedirá una interpelación al jefe del operativo, porque varios vieron cómo lo molían a golpes mientras se lo llevaban. Estaban desbordados y hubo varios casos de abuso policial, el de Ismael no fue un caso aislado”.
“Estamos pidiendo que se arme una comisión investigadora independiente, porque estos casos de abuso son reiterados y nos parece que la única manera de que se haga justicia es saber qué fue realmente lo que pasó”, sostuvo.
Juan Borghi, abogado de la madre de Ismael Sosa, había asegurado el viernes que existen testimonios de personas que dicen haber visto al joven junto a autoridades policiales antes de su desaparición, aunque aclaró que “aún es prematuro hablar de responsabilidades ya que existe secreto de sumario (en la causa)”.
Sosa fue visto con vida por última vez el sábado 24 de enero, antes de un recital del grupo La Renga en Villa Rumipal (localidad ubicada en el Valle de Calamauchita, a 115 kilometros de la capital cordobesa), cuando caminaba detrás de su novia, luego de cruzar el primer control de ingreso al recital.
En un momento la novia de Sosa se dio vuelta y no volvió a verlo, por lo que comenzó a buscarlo en los alrededores y luego en hospitales de la zona, tras lo cual radicó una denuncia policial.
Finalmente, el cuerpo del joven Sosa apareció el lunes pasado en el embalse de Río Tercero (ubicado a 110 kilómetros de la capital cordobesa, en el Valle de Calamuchita), a unos 500 metros de la costa del club Náutico Caza y Pesca de Hernando, con una avanzado estado de descomposición.
Según la Coordinadora Antirrepresiva de Córdoba, durante 2014 se han registrado nueve muertes por casos de “gatillo fácil”, por lo que en los últimos seis meses hubo numerosas marchas organizadas por familiares de víctimas del accionar policial para pedir el cese de la represión policial.