MAL MANEJO

El defensor del Pueblo Adjunto de la Ciudad de Buenos Aires, Gerardo Gómez Coronado, criticó hoy al gobierno porteño y afirmó que “no debería haber interrumpido el servicio” de la Línea A del subte, sin haber implementado antes “un plan de contingencia” para los miles de usuarios que se quedaron sin ese medio de locomoción.

“Durante el día de ayer hemos observado que lamentablemente no se han instrumentado las medidas recomendadas con el consiguiente perjuicio para los usuarios y vecinos”, dijo Gómez Coronado, según un comunicado.

El funcionario recordó que ante el anuncio de la suspensión del servicio por 58 días, la Defensoría del Pueblo porteña requirió al gobierno de la Ciudad, por resolución 21/13 que “implemente un plan de contingencia que prevea la utilización de buses y colectivos como medio de paliar los inconvenientes que originaría la interrupción de este transporte masivo de pasajeros”.

La conclusión de Gómez Coronado es que “el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires no debería haber interrumpido el servicio sin prever un plan de contingencia”.