LOS VERANEANTES DE GORKI EN CAMINITO

La obra “Los veraneantes”, de Máximo Gorki, con dirección y adaptación de Lautaro Vilo, servirá para reabrir el miércoles 28 de enero el Teatro Caminito, en la calle homónima del barrio de La Boca, fundado en 1957 por Cecilio Madanes y con varias décadas de inactividad.
Actuarán Silvina Katz, Roberto Monzo, Carlos Kaspar, Fernando Migueles, Julián Vilar, Francisco Civit, María Zambelli, Florencia Carreras, Mariela Castro Balboa, Daniel Begino, Daniela Pantano, Julián Calviño y Alejandro Schiappacasse.
La iluminación será de Facundo Estol, la escenografía y el vestuario de Cecilia Zuvialde, la música de Adolfo Oddone y la asistencia de dirección de Ignacio Ansa.
El Teatro Caminito fue inaugurado por Madanes el 18 de diciembre de 1957 con un repertorio que con los años incluyó “Los chismes de las mujeres”, de Carlo Goldoni, “La zapatera prodigiosa”, de Federico García Lorca”, “Una viuda difícil”, de Conrado Nalé Roxlo, “La pérgola de las flores”, de Isadora Aguirre y Francisco Flores del Campo, y “Sueño de una noche de verano”, de William Shakespeare.
Por su escenario pasaron intérpretes como Antonio Gasalla, Jorge y Aída Luz, Juan Carlos Altavista, Oscar Aráiz, Edda Díaz, Diana Maggi, Eva Dongé, Violeta Antier, Estela Molly y Osvaldo Pacheco.
Madanes contó con la colaboración de Manuel Mujica Láinez –traductor las obras en inglés especialmente para él-, Raúl Soldi y Carlos Alonso –que diseñaban las portadas de los programas de mano-, los vestuaristas Delia Cancela y Pablo Mesejean y Benito Quinquela Martín, que dirigió los colores de las fachadas de las casas lindantes a Caminito, para consagrar la identidad del barrio.
De martes a domingo, con dos representaciones diarias y un lleno por función de 700 espectadores, el Teatro Caminito revolucionó con alegría y talento las calles de La Boca y el panorama teatral de la Ciudad.
Cuando estrenó “Los chismes de las mujeres” en diciembre de 1957, Madanes suponía que la experiencia duraría 15 días, pero el éxito de la taquilla, el reconocimiento de la prensa y la cariñosa aprobación de los vecinos prolongaron las temporadas durante 16 años.