LIGA PATRIOTICA

El 3 de enero de 1919, el ex diputado radical y ex interventor federal en la provincia de Salta, Manuel Carlés, creaba la funesta Liga Patriótica Argentina, organización xenófoba que, armada por la Marina de Guerra, funcionó como grupo de choque y fuerza paramilitar durante los conflictos obreros de la época.

La participación de la Liga durante la huelga de los trabajadores de los Talleres Metalúrgicos Vassena dejó un saldo de 700 muertos y 4.000 heridos. Poco después, los pistoleros de la Liga Patriótica intervienen a sueldo de las patronales durante el conflicto gremial de los peones patagónicos para ejecutar represalias contra los participantes de las huelgas. El saldo de lo que se conoce como “Patagonia trágica” fue de más de 1400 muertos.

Durante los años siguientes la liga se abocó a practicar pogroms en conventillos y locales sindicales, ensañándose especialmente con los trabajadores polacos, italianos y españoles, considerados ejemplares de razas inferiores, hasta intervenir en el golpe de 1930 que derrocó al presidente Yrigoyen, momento en que empieza su decadencia. Es que, tal como ocurriría cuarenta años después con  la organización terrorista Triple A, con la desaparición del gobierno constitucional, el accionar de los grupos parapoliciales carecía de sentido.