LEY PARA PREVENIR EL ACOSO CALLEJERO

La Legislatura porteña sancionó una ley que impone multas de hasta 1000 pesos a quienes cometan acoso sexual callejero, cuando éste que afecte la dignidad y el derecho a la integridad física o moral de las personas.
La iniciativa, que también contempla la realización de campañas de prevención sobre el tema, tiene por objetivo “prevenir y sancionar el acoso sexual, producido en espacios públicos o de acceso público, en los que se hostigue, maltrate o intimide y que afecten en general la dignidad, la libertad, el libre tránsito y el derecho a la integridad física o moral de personas basados en su condición de género, identidad y orientación sexual”.
El texto precisa que acoso sexual verbal o físico “es toda conducta unidireccional, física o verbal, producida por una o más personas en contra de personas, basado en su condición de género, identidad y orientación sexual que no desean o rechazan estas conductas por considerar que afecta sus derechos a la dignidad y a la integridad”.
También indica que este tipo de acoso callejero puede manifestarse a través de conductas como “comentarios sexuales, directos o indirectos al cuerpo; fotografías y grabaciones no consentidas a partes íntimas; contacto físico indebido o no consentido; persecución y arrinconamiento; y masturbación y exhibicionismo”.
Pablo Ferreyra, legislador que impulsó esta iniciativa, explicó que “el acoso callejero es profundamente violento porque es una práctica no deseada, que genera un impacto psicológico negativo y hoy no existe ninguna figura legal que ayude a denunciar a quienes practican esta conducta negativa, ni que proteja a las víctimas”.
“Todas las personas tienen derecho a transitar libremente y con la confianza de no ser violentados, independiente del contexto, la edad, la hora del día o el vestuario que ocupa la persona agredida, los derechos humanos no dependen ni se suspenden por detalles del entorno”, agregó el legislador.
Ferreyra rechazó cualquier tipo de justificación a esa práctica, al indicar que “algunas manifestaciones de acoso sexual callejero son aceptadas como folclóricas o tradicionales, lo que tampoco debe ser argumento para tolerar esta vulneración. La violencia no puede ser patrocinada con orgullo por ninguna sociedad”, finalizó.
Campañas de concientización, educación igualitaria y capacitación a policías y agentes judiciales para abordar el acoso callejero, considerado una de las manifestaciones de la violencia de género, son los ejes para que sea efectiva la ley votada en la Legislatura porteña.
Juliana Santarosa Cobos, integrante del movimiento ‘Acción Respeto’, que trabaja desde 2014 contra este maltrato, sostiene que la norma recientemente sancionada “una herramienta importantísima, porque es el Estado el que dice que el acoso callejero es violencia de género, pero es necesario seguir educando en igualdad y concientizando, porque el cambio debe ser el cambio social”, dijo.
“Hay que prevenir, es lo mejor, pero el acoso existe así que la ley que establece penalidades para los acosadores pensamos que tendrá un efecto disuasivo”, agregó la dirigente social.
Por su parte, Ferreyra reconoció que “no alcanza con la ley”, por eso la norma establece que se realicen campañas y que el Ministerio de Seguridad capacite al personal policial y de las fiscalías para recibir las denuncias.
El legislador aclaró que la ley “no va a solucionar lo que está arraigado en la cultura, pero da más empoderamiento a la mujer para que se acerque a una fuerza de seguridad y realice la denuncia”.
Para la referente de ‘Acción Respeto: por una calle libre de acoso callejero’ es “fundamental” la primera contención que puedan recibir quienes denuncian, de allí “la importancia” de contar con policías y agentes judiciales “capacitados en tratar con víctimas de violencia de género”.
Con esta ley, se incorpora al Código Contravencional el artículo 65 bis que establece penas que van desde diez días de trabajo de utilidad pública hasta multas de hasta 1000 pesos a quien cometa la contravención.
El acoso callejero fue uno de los reclamos de las multitudinarias marchas NiUnaMenos que se realizaron en Argentina, y el 97% de las 59.380 mujeres que respondieron Primer Índice Nacional de Violencia Machista, manifestaron haberlo padecido.
Además, según un relevamiento de la organización MuMaLá presentado en abril último, las argentinas comienzan a sufrir acoso en la calle a partir de los 9 años, lo que las obliga a utilizar “estrategias para sentirse más seguras en la vía pública”.
Bélgica es el país pionero en castigar esta violencia con multas en dinero y condenas de hasta un año. También está castigado por ley en Perú, y se debate un proyecto en Chile y en Argentina, donde ‘Acción Respeto’ presentó una iniciativa que “aún está en Diputados”, señaló Santarosa Cobos.
También existe la Red Latinoamericana y Caribeña contra el Acoso Callejero integrada por la organización argentina y por colectivos de Brasil, Bahamas, Colombia, Ecuador, Chile y Perú.
Votada la ley porteña, hay que esperar 120 días para que se ponga en práctica.