LEY DE SALUD MENTAL: LINEAMIENTOS PROFESIONALES

Los nuevos lineamientos para adecuar la formación de los profesionales en salud mental a la ley nacional que rige en la materia, elaborados con la participación de especialistas, universidades, colegios profesionales, entidades y autoridades, serán presentados mañana durante un acto conjunto de las carteras educativa y sanitaria.
El acto será a las 12 en el salón Leopoldo Marechal del Palacio Pizzurno y fue organizado por la Dirección Nacional de Salud Mental y Adicciones (Dnsmya), la Comisión Nacional Interministerial en Políticas de Salud Mental y Adicciones (Conisma) y la Secretaría de Políticas Universitarias.
La iniciativa surge de un trabajo en el que participaron más de 100 delegados de universidades públicas y privadas de todo el país, entidades profesionales, organismos nacionales y provinciales, organizaciones de usuarios de servicios de salud mental y los Ministerios de Salud y de Educación.
En una primera etapa abarcará a los estudiantes de Medicina, Psicología, Trabajo Social y Enfermería, al priorizar las disciplinas que integran el equipo básico interdisciplinario de salud mental de acuerdo con la ley nacional 26.657, e incorpora además la carrera de Derecho a raíz de la relevancia de su articulación con esta temática.
Los lineamientos son parte de la implementación del artículo 33 de la ley, que encomienda a las autoridades formular “recomendaciones dirigidas a las universidades públicas y privadas, para que la formación de los profesionales en las disciplinas involucradas sea acorde con los principios, políticas y dispositivos que se establezcan”, con “especial hincapié en el conocimiento de las normas y tratados internacionales en derechos humanos y salud mental”.
Ese artículo insta además a promover espacios de capacitación y actualización continua, en especial para los profesionales que se desempeñan en servicios públicos de salud mental.
“Los nuevos lineamientos pretenden ser un insumo” de las universidades para que cuerpos docentes, centros de estudiantes, no docentes y autoridades “interpelen los programas de enseñanza, generen espacios de intercambio y construyan propuestas institucionales que enriquezcan la formación de los futuros profesionales”, señaló la cartera sanitaria en un comunicado de prensa.
También hay propuestas de aprendizaje que podrán ser implementadas a lo largo del trayecto formativo en esas carreras y en las distintas instancias de la actividad universitaria: docencia, extensión e investigación.
No obstante, esas líneas pueden extenderse “a un conjunto más amplio de disciplinas, muchas de ellas emergentes y/o en proceso de consolidación formal” y a “carreras que, aún cuando tienen una relación más indirecta con el campo específico de la salud mental, pueden enriquecer la propuesta inicial y a su vez tomarla como insumo para sus propias adecuaciones” como comunicadores sociales, antropólogos, sociólogos, odontólogos, técnicos en estadística y otros, apuntó el Ministerio.