LEY DE FOMENTO A LA COMUNICACIÓN INDEPENDIENTE

Tras de años de foros, debates y trabajo arduo —que incluyó debates hacia adentro y afuera del organismo, charlas en universidades, acuerdos con los distintos eslabones de la cadena productiva de comunicación gráfica y reuniones con legisladores— los miembros de la Asociación de Revistas Culturales Independientes de Argentina (AReCIA), junto con el diputado Jorge Rivas (FpV) y sus compañeros de bloque Mara Brawer, Edgardo Depetri y Remo Carlotto presentaron ayer en el Salón Delia Parodi del Congreso Nacional la Ley de Fomento a la Producción Autogestiva de Comunicación Social por Medios Gráficos y de Internet.

“En nuestro país, la sanción de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual supuso un notable avance en relación con los medios televisivos y radiales, a pesar de la oposición sistemática que todavía pone trabas a su auténtica puesta en vigencia. Pero de cualquier modo, ella no ampara, por definición, a los medios gráficos, a la prensa escrita. Hoy por hoy, se producen y escriben en la Argentina innumerables medios verdaderamente independientes. Ellos son el fruto de la gestión de grupos de periodistas con vocación de hacer llegar a públicos diversos la información que los grandes medios no proporcionan, y las más variadas expresiones de las culturas que conviven en nuestra sociedad”, señaló el diputado Jorge Rivas, durante la presentación.

La iniciativa ya cuenta con la adhesión de la UBA y de las universidades nacionales de Quilmes (Unqui) y Lomas de Zamora (UNLZ). Además, durante la conferencia de prensa, los integrantes de AReCIA también agradecieron el respaldo expreso de la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos (Utpba) , el Foro Argentino de Radios Comunitarias (FARCO) y la decana de la Facultad de Periodismo de La Plata, Florencia Saintout. De la misma forma, se agradeció la presencia y el trabajo conjunto con el director nacional de Industrias Culturales, Rodolfo Hamawi.

La norma establece el reconocimiento por parte del Estado de los medios autogestivos, declarándolos como “Patrimonio cultural argentino”. Partiendo de esa base es que se propone fortalecer al sector a través de políticas públicas, que deberán ser supervisadas y coordinadas por un ente de aplicación nacido de la iniciativa estatal.

Las herramientas de fomento se articularán en base cuatro ejes: el desarrollo del sector a través de un tratamiento impositivo más justo –que contemple exenciones al IVA para compra de insumos y maquinaria, y las dificultades en cuanto a derechos de importación y exportación–, un impulso económico que vigorice a estas publicaciones frente a las corporaciones dominantes del mercado, el acceso prioritario a licitaciones y concursos estatales, y la posibilidad de acceso a una mayor difusión y circulación de estos medios a través de las instituciones estatales.

“El proyecto de ley tiene por objeto aportar la necesaria protección del Estado a medios gráficos independientes no sólo del poder político sino también de los sectores concentrados de la economía”, destacó también Rivas durante la presentación, al referirse al artículo que define como beneficiarios de la futura ley a “cooperativas, asociaciones civiles y pequeñas y medianas unidades productivas. No pueden ser beneficiarias (…) las vinculadas o controladas por empresas o grupos económicos nacionales o extranjeros”.

Por su parte, Claudia Acuña, editora del periódico MU y miembro de AReCIA, apuntó: “Nosotros no somos alternativos ni plan B de ningún modelo decadente, somos el futuro del periodismo y por eso estamos acá. Y no es obra nuestra, es obra de una sociedad que ya discutió que ningún medio puede ser más poderoso que la gente. Somos hijos y deudores de ese desafío. Nosotros no estamos acá pidiendo prebendas, no es, ni nunca ha sido nuestro objetivo. Lo que si queremos con esta ley, es tener una herramienta que construya el futuro de una comunicación más democrática”.

Además, Acuña sentenció: “Queremos reconstruir todo lo que el modelo corporativo destruyó, porque ese modelo, que en realidad es un modelo mafioso, lo que no controla lo destruye. Sabemos que nuestra experiencia inspira a todos aquellos que están estudiando Comunicación Social para creer que es posible trabajar en un lugar en el que uno esté orgulloso de lo que escribe y en el que también se respeten sus derechos como trabajador. Ese es el espacio que queremos construir”. Por último, la representante de Arecia solicitó a los legisladores presentes “celeridad en el tratamiento” de la norma.

En ese sentido, el director de la carrera de Comunicación Social de la Unqui, Daniel Badenes, señaló: “Desde la carrera de Comunicación Social de la Universidad Nacional de Quilmes, siempre trabajamos con la perspectiva de que nuestros alumnos no sean empleados de las empresas de medios porque no compartimos esa mirada ideológica y porque además sería un error como universidad formar profesionales para medios que tienen sus propias escuelas. Nosotros tenemos un compromiso con la sociedad y pensamos que la formación de nuestros profesionales en comunicación tiene que incluir saberes de gestión y discusiones políticas que piensen otra ética para los medios y el periodismo. Desde allí es que en la Unqui no dudamos en apoyar a la ley de fomento de medios gráficos autogestivos”.

Entre los presentes, también se encontraba el director nacional de Industrias Culturales, Rodolfo Hamawi, quien destacó: “Venimos trabajando desde hace tres años con las revistas culturales porque estamos convencidos de que son una parte fundamental tanto de la democratización de la comunicación como de la generación de contenidos culturales de temáticas muy específicas que, en la mayor parte de los casos, no aparecen en los medios de comunicación. Las revistas culturales fueron, son y serán una vanguardia para lograr una sociedad mejor”.

Por otra parte, la editora de Revista Barcelona e integrante de Arecia, Ingrid Beck, resumió:
“La aprobación de la ley garantizaría lo que debe garantizar un Estado: la pluralidad de voces. Así como se pretende garantizar la pluralidad en los medios audiovisuales, esto tiene que existir también para los medios gráficos. Vivimos un momento en el que el mercado se está cerrando cada vez más y los canales de distribución están cada vez en menos manos, lo que significa que para las revistas culturales e independientes es más difícil llegar a nuestros lectores. Por eso, le pedimos al Estado que garantice la pluralidad, el resto será responsabilidad nuestra”.

También se refirió a la importancia de la sanción del proyecto de ley, la editora de Revista El Teje e integrante de Arecia, Marlene Wayar: “Hasta ahora, el contexto en el que existieron las revistas culturales, independientes y autogestivas fue el de la invisibilización. El Estado no nos está reconociendo en nuestro aporte cultural y social, en el que cada revista da su visión y se replica en todo el país. Cada sector, cada interés general y particular que se visibiliza desde nuestras publicaciones no es minoritario porque somos concretos y reales, estamos donde pasan las cosas, del lado de los que están sufriendo como lectoras, como ciudadanas y ciudadanos, y eso lo llevamos desde nuestro oficio al papel, a Internet; y queremos que el Estado comience a reconocerlo”, sostuvo.

DATOS DEL SECTOR DE REVISTAS CULTURALES

  • 241 títulos producidos, según el Registro Nacional de la Secretaría de Cultura de la Nación.
  • Tirada promedio del sector: 350 mil ejemplares mensuales.
  • Readership (lectores) promedio: 1.400.000 mensuales.
  • Aporte del sector a la industria gráfica pyme regional: 1.750.000 pesos mensuales.