LAS SALIDAS DE EDUARDO VÁZQUEZ

La violencia contra las mujeres sigue creciendo en nuestro país y su expresión máxima, el femicidio, se cobra la vida de una mujer cada 30 horas por violencia machista. La ONG La Casa del Encuentro registró 282 femicidios durante el 2011 y carecemos de cifras oficiales al respecto. Muchas de las mujeres asesinadas por hombres de su circulo íntimo pidieron ayuda a la justicia quien no supo y/o no quiso escucharlas y no garantizó las medidas necesarias para proteger sus vidas.

Al respecto, en un comunicado, las  Mujeres de la Matria Latinoamericana – MuMaLá – expresan  una profunda preocupación ante el crecimiento de la violencia hacia las mujeres y la ausencia de medidas claras y políticas públicas que aborden la prevención y condenen el femicidio, “nos sentimos desprotegidas ante la mirada parcial de la justicia, más preocupada por otorgar beneficios inexplicables que en protegernos”, explican.

Después de dos años fue condenado Eduardo Vázquez por el femicidio de Wanda Taddei, a quien asesino prendiendo fuego. La justicia le dio 18 años de prisión, una sentencia atenuada por “emoción violenta” dirá el Tribunal que lo juzgó, cuando en realidad le hubiera correspondido cadena perpetua por el brutal femicidio. Luego, a menos de dos meses de ser condenado, goza de salidas transitorias a supuestos “eventos culturales”.

Tras el femicidio de Wanda, 53 mujeres fueron asesinadas bajo esa misma modalidad en nuestro país, desde febrero del 2010 a la actualidad. Pero de eso no se habla.

“Nos preocupa el mensaje que la justicia y los funcionarios, que salen a respaldar tal medida, dan a la sociedad; un mensaje de injusticia hacia todas las mujeres que nos genera mayor vulnerabilidad e inseguridad. Mensaje que parece desconocer la grave situación que atravesamos cientos de mujeres, que desconoce el camino sinuoso que recorremos las mujeres cuando decidimos denunciar y pedir ayuda a la justicia, que muchas veces no nos escucha y nos manda “a portarnos bien a nuestras casas”, “a no hacerlo enojar”, etc . Justicia que en el mejor de los casos toma algunas medidas de protección como establecer un perímetro donde el violento no se pueda acercar, pero que a la vez no nos garantiza la protección necesaria para hacer cumplir dicha medida”, manifestan las integrantes de este colectivo y añaden “es preocupante que el gobierno no le dé prioridad a este tema, que no se implemente la ley 26.485 para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres, siendo que debería generar las políticas públicas adecuadas para prevenir tantas muertes evitables”.

“No nos sorprende el esfuerzo en justificar lo injustificable, nos preocupa que se sigan invisibilizado los derechos de las mujeres como derechos humanos, derecho a una vida libre de violencia. Nos preguntamos cuántas mujeres más deben morir para que el Estado se haga presente. Por eso es necesario y urgente que se declare la emergencia nacional para combatir la violencia contra las mujeres, la inseguridad de la que nadie habla”, finaliza el comunicado.