LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES ES UNA EPIDEMIA

La violencia física o sexual es un problema de salud pública “epidémico” que afecta a más de un tercio de todas las mujeres del planeta, advierte un nuevo informe publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Según la investigación, en América “el 29,8% de las mujeres han sido víctimas de violencia física o sexual ejercida por parte de su pareja y el 10,7% ha sufrido violencia sexual por alguien fuera de la pareja”.
El informe de la OMS detalló el impacto que genera la violencia sobre la salud física y mental de mujeres y niñas, que puede observarse tanto “en huesos rotos hasta en complicaciones vinculadas a embarazos, problemas mentales y un deterioro en el funcionamiento social”.
“Estos hallazgos envían un mensaje poderoso: que la violencia contra las mujeres es un problema de salud mundial de proporciones epidémicas”, señaló Margaret Chan, directora general de la OMS, quien consideró que los sistemas de salud del mundo “pueden y deben hacer más” al respecto.
Muerte, lesiones, depresión, alcoholismo, infecciones de transmisión sexual, embarazos no deseados, abortos y bebés que nacen con bajo peso, son las principales conclusiones del impacto de la violencia en la salud femenina
El estudio encontró que a nivel mundial, el 38% de todas las mujeres asesinadas lo fueron a mano de sus parejas, y que el 42% que ha sufrido violencia física o sexual a manos de su pareja, resultaron lesionadas.
También aportó que las que padecieron maltrato “tienen casi el doble de probabilidades de sufrir depresión”, en comparación con las que no padecieron ningún tipo de violencia.
Ellas son además “casi dos veces” más propensas a tener problemas con el uso del alcohol y tienen “1,5 veces más probabilidades” de contraer enfermedades de transmisión sexual como sífilis, clamidia o gonorrea.
La OMS resaltó en su informe que la violencia de género “se asocia con el embarazo no deseado” y las víctimas “tienen el doble de probabilidades” de tener un aborto que las mujeres que no viven ese tipo de situaciones. Las mujeres en situación de violencia, además, tienen “un 16% más de probabilidades de tener un bebé de bajo peso al nacer”.
Ante este panorama, el organismo internacional instó a fortalecer las políticas preventivas y a capacitar al personal de salud que atiende a las víctimas.
En ese sentido, la OMS presentó nuevas guías para la práctica clínica y para la elaboración de políticas “que buscan abordar esta falta de conocimiento”, dijo el organismo en un comunicado.
Estos materiales “subrayan la importancia de la formación del personal de salud en todos los niveles, para que puedan reconocer cuando las mujeres están en riesgo de violencia en la pareja y para que puedan saber cómo brindar una respuesta adecuada”.
Con este criterio, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) analiza con países de la región de las Américas políticas y  protocolos de atención en violencia de género, “para identificar los vacíos que puedan existir y fortalecer la cooperación técnica en donde se necesita”, indicó la OMS.