LA MOSCA EN LA CENIZA

En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer el área “Integridad” del Movimiento No matarás, la Organización Mujeres con Identidad y LATE (Liberando Argentina con Trabajo y Educación) proyectará, hoy miércoles a las 19 en el Auditorio Kraft, de Florida 681, la película “La mosca en la ceniza” con guion y dirección de Gabriela David. Con entrada libre y gratuita.

 Esta película, filmada en el año 2005, desarrolla una distinta manera de pensar “un mercado de seres en una esclavitud” o trata de personas sin golpes bajos y muestra, como desde épocas remotas la sociedad genera roles como la prostitución que a su vez desprecia. Este tema tan crudo se muestra a través de la amistad férrea dos mujeres del interior del país que mediante engaños son traídas a la gran ciudad para ser explotadas. Historia infinita de distintos rostros.

 “La mosca en la ceniza” obtuvo el respaldo del público y la crítica, y fue galardonado con varios premios pero por sobre todo señala una resistencia a la crueldad y la injusticia sufrida por cada una de las victimas ayer y también ahora.

 El guion de  “La mosca en la ceniza” está inspirado en una noticia de una  una chica que había logrado escaparse de un burdel clandestino, al que ingresó engañada y le llamó la atención que estuviera en un barrio acomodado de la ciudad y no en zona de estaciones terminales, o sea rodeada de gente de buen nivel social que al parecer no había visto que allí entraban hombres, que llevaban chicas muy jóvenes. Como además tenía ganas de escribir acerca de una pareja de amigas, le pareció que debía escribir sobre esto.

Este es un tema que en el imaginario colectivo está aceptado íntimamente por la sociedad, dentro de la condición humana de alguna manera. Desde épocas remotas hay un cierto aval, como que los hombres necesitan de las prostitutas o tal vez como un desprecio a cierta parte de la sociedad que está socialmente marginada. Por sobre todo habla de una fuerte relación de amistad y lealtad entre dos mujeres, o sea plantear la mirada femenina, porque muchas veces la lealtad sólo ha sido asociada a lo masculino.

Respecto de los actores, explicó que los personajes de Nancy y Pato eran muy potentes. Nancy tenía que ser aniñada para dar mucho menos edad de la que tenía, por eso no dudó cuando vio a María Laura Cáccamo en el teatro, con su figura tan chiquitita y una voz que no acompañaba a la imagen aniñada. Para el personaje de Pato pensaba en una morocha de ojos negros, alguien que tiene ganas de progresar, convencida de que la educación es progreso, y por eso eligió a Paloma Contreras a la que descubrió cuando estaba haciendo Teatro x la Identidad.